• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Brasil es un país muy procurado por sus bonitas playas, su gente alegre y sus paisajes diversos. Una cultura que se encuentra reflejada en cada lugar que se visita como es el caso de Natal, el imperio del sol en Brasil.

Natal, capital del Estado de Río Grande do Norte presenta un paisaje con algunos contrastes con inmensos peñascos y acantilados con varios ríos que luego de pasar por este territorio desembocan en el mar pero también lo hacen en algunos manglares.

Natal, el imperio del sol en BrasilSus encantos, basados sobre todo en el paisaje que rodea la ciudad lo han convertido desde hace años en uno de los lugares preferidos por los turistas brasileros.

Su clima es otro de los factores que hacen de Natal un lugar maravilloso, puede disfrutarse aquí de más de trescientos días de sol en el año y una temperatura media de 25° que hace posible disfrutar de sus playas durante todo el año.

Palmeras, arenas blancas y muy finas aguas transparentes y cálidas son un invitación al relax y a los baños de mar y sol.

Quienes practican buceo encuentra en Natal, el imperio del sol en Brasil todo aquello que pueda desearse para hacerlo. Bellos arrecifes de coral que se encuentran un poco antes de llegar a la Punta del Calcanhar, donde es posible encontrar el faro de mayor altura de América

Una visita a la ciudad de Touros, lleva al turista a conocer la ciudad histórica donde se firmó el tratado que marcó el nacimiento de Brasil como nación.

Natal, el imperio del sol en Brasil, una villa moderna, bonita, luminosa, segura y agradable solo tiene un monumento al que puede dársele el nombre de famoso, se trata del Forte dos Reis Magos, edificado en 1598, época en que los portugueses ya se encontraban establecidos en la desembocadura del río Potengi.

Este fuerte es además el origen del nombre de la ciudad ya que fue fundado un 25 de diciembre época de Natal (Navidad en portugués).

Su característica más sorprendente es que esta fortaleza queda aislada cuando sube la marea y para llegar hasta él es necesario hacerlo utilizando una pasarela peatonal.

En la ciudad también es posible recorrer el Centro de Turismo un sitio formado por celdas donde cada una de ellas representa un escaparate de la artesanía de la región.

El baile más popular de la zona es el llamado “forró”, una música alegre que invita al movimiento y a la diversión.

En el Parque de das Dunas, es posible realizar largas caminatas existiendo diferentes alternativas de distracción y esparcimiento y una de las actividades que todo turista realiza es un paseo en camello por las extensas dunas de la región, tal y como si estuviera en Egipto, ya que se ha recreado muy bien todo ese entorno.

Natal se caracteriza también por una particular y deliciosa culinaria local donde platos como la carne seca (carne secada al sol) queijo de manteiga. También, son preparados platos variados a base de frutos de mar y zumos de frutas tropicales además de su famosa caipirinha y caipirosca.

Un destino tropical con todo el colorido y la alegría de este pueblo Natal, el imperio del sol en Brasil espera a todos aquellos que busquen pasar una vacaciones relajantes, alegres y divertidas.