• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Un sitio que se destaca por su paisaje y vida salvajes y exóticas, el Parque Nacional de Puerto Princesa río subterráneo, Filipinas. Un sitio increíble que vale la pena visitar.

A sólo 50 kilómetros al norte de la ciudad de Puerto Princesa perteneciente a la isla de Palawan, fue uno de los finalistas y luego ganador de las «Siete Nuevas Maravillas de la Naturaleza».

Parque Nacional de Puerto Princesa río subterráneo, FilipinasSe trata de una zona que siempre despertó el interés de investigadores y estudiosos de la vida en el planeta tierra y la caprichosa geografía de ciertos lugares.

En 1971 este parque se estableció de manera oficial y en 1992 sus límites se extendieron al encontrarse el magnífico río subterráneo, algo que le valió un cambio de nombre al lugar y colocarle el que hoy lo ha hecho famoso.

Este increíble lugar alberga y protege dentro de sus límites una gran diversidad de fauna y flora como también, inmensas montañas y bellas playas de arena blanca.

Sin embargo, el sitio más popular y famoso de este parque nace a partir de una laguna de aguas azules turquesa justamente en la boca de una cueva, donde el río fluye a través de misteriosas cámaras, donde pueden verse pilares de estalagmitas además de formaciones rocosas para llegar hasta un anfiteatro con cúpula y luego desembocar en el Mar de China Meridional.

Para ver tanta maravilla natural puede contratarse un paquete turístico que lleva a los viajeros hasta el lugar, inclusive algunas excursiones incluyen la comida.

Realizar todo el trayecto y atravesar la cueva puede ser una experiencia fascinante sobre todo teniendo en cuenta las leyendas sobre pitones que habitan el lugar y que se deslizan junto a las embarcaciones que pasan por el lugar.

Un sitio perfecto para los profesionales y aficionados a las ciencias de la biología, una aventura increíble que permite explorar un área ecológica desconocida.

Los entendidos recomiendan visitar el lugar durante la estación seca que va de noviembre hasta abril, cuando el clima es perfecto con temperaturas agradables.

Por último, es necesario tener en cuenta que para la visita es necesario obtener un permiso otorgado por la Oficina de Turismo.