• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Hay hombres a quienes les preocupa el aspecto de sus cejas de manera excesiva, sobretodo si el espacio entre las cejas, por encima de la nariz no está bien definido. Para ayudaros a destacar vuestra mirada, basta con seguir unos cuantos consejos con relación a una técnica antigua pero eficaz: la depilación de las cejas.

Primera etapa

Se comienza por el entrecejo. Para ello os hará falta unas pinzas de depilar y comenzar a depilar pelo por pelo partiendo de los que se encuentran situados cerca de la nariz. Hay que pararse en la línea de la esquina interna del ojo, hacia el interior de las cejas. No ocultamos que duele un poco, pero el resultado suele ser impecable.

A nivel del exterior del ojo, para garantizar que todo se hace correctamente, se coloca un lápiz que parta de vuestra nariz hasta la esquina externa del ojo y se se depilan todos los pelos que se sitúan fuera de esa línea imaginaria.

DepilaciónFinalmente se termina por los pelos de más que están situados debajo de la curva de las cejas. No conviene pasarse, para que la mirada no resulte demasiado femenina, pero sí interesa eliminar todos los vellos sueltos que caen demasiado bajos, cerca del párpado.

Segunda etapa

Para la segunda etapa de la depilación de las cejas, hay que tener a mano unas tijeras para uñas para recortar los pelos que superan de forma exagerada el arco de las cejas. Esta operación se realiza sobre el largo de las cejas, pero sin pasarse. Y para que la ceja izquierda no esté celosa de la ceja derecha, conviene no olvidarse de repetir la operación con el otro ojo.

Si en cualquier caso tenéis miedo de realizar esta operación por vosotros mismos, siempre podéis pedir ayuda a alguien más experto, o acudir a un centro de estética.