• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Cada vez hay más gente que recurre al ejercicio para perder grasa. El ejercicio refuerza el corazón, los músculos, los huesos e incluso el cerebro, lo que no hacen las dietas hipocalóricas. Una cuestión se plantea normalmente, ¿para perder grasa, es preferible hacer ejercicio moderado durante más tiempo o ejercicio intenso durante menos tiempo?

Precisamos primeramente que aquí hablamos de ejercicios aeróbicos, es decir que activan las grandes masas musculares durante un cierto tiempo. Este tipo de esfuerzo aumenta el metabolismo y, por consiguiente, el desgaste calórico. Para perder grasa, son los mejores ejercicios. Pueden ser de intensidad moderada o alta. La intensidad es moderada si se tiene un poco de calor y que se respira más rápido que estando en reposo. La intensidad es alta si se tiene calor y se respira rápidamente.

La duración del ejercicio

Si se quiere perder grasa y que no se está en forma, se tiene mayor facilidad para practicar ejercicios de intensidad moderada. De esta forma no se corre el riesgo de hacerse daño ni descuidar la salud. Una persona en mala condición física que se pone de repente a hacer ejercicios vigorosos aumenta este riesgo de forma importante. Finalmente, privilegiando primeramente el corazón, se posibilita hacer ejercicio todos los días y controlar el peso. Si se hace un esfuerzo intenso, hay que establecer un tiempo de reposo para permitir que los músculos se recuperen.

ejercicios aeróbicos

Dicho esto, ¿cuál debería ser la duración de los ejercicios aeróbicos moderados? La fórmula más accesible durante las primeras semanas es realizar tres bloques de ejercicios de 10 ó 15 minutos durante el día, y a ser posible durante todos los días. La idea es la de estimular dos o tres veces al día el metabolismo acumulando 30 minutos de actividad física moderada, es decir la cantidad mínima de ejercicio recomendada por los expertos para mantener una buena salud y perder grasa.

Este régimen hace que se quemen 150 calorías al día o más de 1000 a la semana, es decir que en tres semanas y media se pueden perder tres mil quinientas calorías más que de costumbre. Si se quiere acelerar la pérdida de grasa y que se está motivado, se puede aumentar gradualmente la duración total de las sesiones diarias a 45 minutos.

La intensidad del ejercicio

Después de un mes de ejercicios aeróbicos moderados, se mejora la condición física y se comienza a perder grasa. Si queréis intensificar el entrenamiento. Los ejercicios de intensidad alta ofrecen dos ventajas, una mejor cardio y una mayor quema de calorías al minuto para perder grasa. Cuando se tiene un empleo del tiempo sobrecargado, esto es un detalle que conviene considerar. Por ejemplo, si se pesa 70 kilos y se corre a buena intensidad durante 20 minutos, se pueden perder 160 calorías.

Para perder el mismo número de calorías caminando a paso rápido, habrá que caminar al menos 30 minutos. Haciendo ejercicios más vigorosos, también se crea una mayor deuda de energía hacia el organismo para perder grasa. Dicho de otra forma, después de un ejercicio de este tipo, el metabolismo permanece alto. Se siguen quemando calorías durante dos o tres horas suplementarias sin hacer nada de actividad. Este desgaste calórico después del ejercicio, muchas veces olvidado en el cálculo de las calorías pérdidas, es importante, sobre todo si se repite varias veces por semana.