• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

La sequedad de la piel es un problema que padecen muchas personas, pero cuando es excesiva y conlleva también irritación, escamación y provoca síntomas molestos como el picor estamos frente a una piel atópica.

Se trata de una forma constitucional de la piel seca con poca agua y grasa, por lo que se descama e irrita con mucha facilidad

Conocida como dermatitis atópica, el curso de este problema de la piel necesita de un tratamiento personalizado ya que es necesario tener en cuenta los factores individuales de cada persona pues varía en su extensión, distribución y también en la perioricidad de los brotes que pueden ser moderados o agudos.

Piel atópica, causas y tratamientos 1

Afortunadamente existen productos que ayudan al tratamiento de pieles atópicas en sus fases más leves y muchos de ellos los encontramos en Farmacia online Farma13 como cremas nutritivas, especialmente formuladas para este tipo de problema y que ayudan a calmar los picores, o geles limpiadores que evitan la proliferación de microorganismos que irritan la piel.

Síntomas de las pieles atópicas

Los síntomas de la dermatitis atópica varían de una persona a otra, pero por lo general comprenden:

– Piel seca

– Picazón, que puede ser grave, especialmente durante la noche

– Manchas de color rojizo a marrón, especialmente en las manos, pies, tobillos, cuello, párpados, pero también en la parte superior del pecho, párpados, parte interna de los codos y las rodillas.

– Piel engrosada, escamosa y agrietada.

Cuidados básicos de pieles atópicas

Como dijimos el tratamiento de las pieles atópicas se centra en el cuidado diario tanto en su fase más leve como cuando se trata de una dermatitis moderada o grave.

El uso de agentes antiinflamatorios tópicos ayudan a la prevención de brotes como también al mantenimiento de la barrera cutánea, pero también existen varias medidas que podemos considerar como el uso de cremas emolientes para pieles muy secas y desinfectantes en caso de infección bacteriana.

– Emolientes

Utilizar emolientes es fundamental en el tratamiento de pieles atópicas ya que se ha demostrado que su aplicación, varias veces al día, aumenta la hidratación de la epidermis, actuando como una barrera oclusiva de la humedad en la parte superior de la piel.

Piel atópica, causas y tratamientos 2

A pesar que los emolientes no poseen un efecto directo en el curso del eccema ayudan a mejorar la apariencia de la piel sensible y reducen de manera importante el prurito.

La recomendación es utilizar una crema emoliente espesa sin perfume u otros alérgenos potenciales, pues pueden provocar sensibilización alérgica secundaria, y aplicarla varias veces al día.

– Terapia de Envoltura Húmeda

Se trata de un método que ayuda a reducir la intensidad de la dermatitis atópica y puede utilizarse para el tratamiento de brotes importantes y consiste en la aplicación de un producto tópico cubriendo las zonas afectadas con gasas para aumentar la penetración de la crema utilizada reduciendo también la pérdida de agua.

– Fototerapia

Las pieles atópicas mejoran durante el verano gracias a la exposición a las radiaciones UV. Por ello, el uso de fototerapia (exposición a radiación UV artificial) puede mejorar y hasta eliminar la dermatitis pues disminuye la colonización bacteriana.

– Terapia antiinflamatoria tópica

Otra alternativa de tratamiento para pieles atópicas es utilizar la terapia antiinflamatoria tópica, pero debe hacerse una aplicación correcta de ella sobre la piel hidratada y previamente tratada con una crema o pomada emoliente.

– Terapia de corticoides tópicos

Este tipo de tratamiento con corticoides tópicos ayuda a mejorar y en ocasiones a resolver los brotes agudos. Puede utilizarse tanto en adultos como en niños y su acción es específica sobre una variedad de células inmunitarias pues interfiere con el proceso antígeno. Su introducción se realiza cuando las lesiones en la piel no responden al uso regular de agentes humectantes.

– Tratamiento de infecciones bacterianas

El tratamiento de pieles atópicas utilizando antibióticos sistémicos se recomienda solo en personas en las que se evidencia clínicamente una infección bacteriana.

A pesar de no existir una cura definitiva para las pieles atópicas las medidas de cuidado y los tratamientos con productos específicos ayudan a aliviar la picazón y evitar nuevos brotes.

Evitar el uso de jabones fuertes que eliminan los aceites naturales, humectar regularmente la piel y la aplicación de cremas especialmente formuladas son de gran ayuda, sin olvidar que la consulta con el especialista es de fundamental importancia.