• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

La primavera está a punto de comenzar. Los días soleados están a la vuelta de la esquina, y es el momento de prepararse para una estación donde el calor y el sol harán acto de presencia. Las necesidades de la piel varían en función de cada estación. En invierno, la piel requiere una hidratación más profunda, y cuidados más profundos. De la misma manera, en la primavera, también debemos adaptarnos. Sería poco razonable disfrutar de los primeros días primaverales sin una preparación previa.

Cambiar los hábitos no significa que la antigua rutina era mala, simplemente es el momento de adaptarse, concretamente variando la aplicación de productos. Una crema rica hidratante de invierno ya no tiene lugar sobre el rostro durante la primavera. Hoy vamos a detenernos en descubrir los puntos esenciales para pasar una primavera tranquila, e incluso prepararnos para el verano.

Ciertamente es un universo enorme el que se presenta ante nosotros cuando hablamos de cuidados masculinos. Ciertamente muchos hombres adoptan los hábitos adecuados para el tratamiento de la piel del rostro, y al mismo tiempo es l momento de poner negro sobre blanco algunas ideas falsas recibidas sobre el cuidado de la piel. Por tanto hoy vamos a intentar dejar las cosas claras y explicar algunas falsas ideas que todavía siguen presentes en el ambiente.

Piel-hombre

Los cuidados para el rostro provocan grasa en la piel

Esta es una falsa idea que conviene eliminar desde el principio. Utilizar cuidados para el rostro no engrasa necesariamente la piel. De hecho, si se utilizan productos adecuados, pensados para el hombre, este problema no tiene por qué existir. Un buen hidratante para hombre es un hidratante concebido para evitar cualquier aspecto brillante o grasiento.

El objetivo es una absorción rápida para un efecto matificante. Por tanto, utilizar productos para la piel no provoca grasa sobre el rostro. Incluso lo pueden secar si se utilizan productos demasiado astringentes. La piel siempre es una cuestión de equilibrio.

La recortadora daña menos la piel que la cuchilla

Esta es otra idea falsa que conviene aclarar. La recortadora es realmente práctica para mantener estéticamente una barba de tres días. Es de fácil uso, eficaz, y se puede llevar fácilmente. Otra ventaja es que no provoca la abrasión de la cuchilla, tampoco irrita la piel, y se evitan los cortes. Sin embargo, la recortadora es menos precisa y esto tiene consecuencias.

En el momento no nos damos cuenta, pero el paso de la recortadora provoca microcortes que degradan la piel. Esto puede provocar una piel seca o cansada. Es verdad que los puntos positivos son más que los puntos negativos. Sin embargo, debemos pensar siempre en nutrir correctamente la piel después del afeitado con un hidratante que pueda combatir este tipo de agresiones.

La exfoliación daña el bronceado

Esta idea también es falsa. La exfoliación no elimina el bronceado, sino todo lo contrario. Adoptar una rutina de exfoliación antes de la llegada de la primavera permite liberar la piel de las células muertas. Además, la exfoliación sublima el bronceado. La melanina se almacena en las capas inferiores de la piel. Una exfoliación trata las células muertas de la superficie, y por tanto permite sublimar el tono bronceado adquirido en la playa. Lo ideal es realizar de una a dos exfoliaciones por semana. Además siempre conviene hidratar correctamente la piel después de la ducha.

Lavar con espuma

Esta es otra idea falsa que conviene aclarar desde el principio. La espuma es el resultado de las propiedades del jabón, una simple consecuencia de la reacción entre el jabón y el aire. Por tanto no garantiza en nada un buen lavado, sino todo lo contrario. En efecto, la espuma se forma cuando los agentes presentes en el jabón no encuentran un cuerpo graso para cumplir su función y lo reemplazan por aire.

En otras palabras, si hay mucha espuma, es que la piel no presenta una capa protectora. Y esto es muy malo. La piel está compuesta naturalmente de sebo. Si retiramos completamente el sebo de la piel, esta reacciona produciendo mayor cantidad. Una buena limpieza del rostro crea una espuma ligera, pero no demasiado.

Los cuidados para hombres son innecesarios

Como para toda actividad física, el objetivo es el bienestar corporal y psicológico. Se trata de sentirse bien en el cuerpo y en la mente. Se trata pues de adoptar una rutina de cuidados que permita la estima de uno mismo. Esto es algo verdaderamente importante.

Cuidados de hombre versus cuidados de mujer

Muchos hombres piensan que no deben comprar productos adaptados para ellos puesto que tienen la cosmética de la mujer al alcance de la mano. Sin embargo no conviene olvidar que los hombres tienen una piel más gruesa que la de las mujeres y una pilosidad más importante. Además debemos tener en consideración la agresión que se sufre con el afeitado. Por todo esto, los hombres deben poder escoger sus propios productos de belleza, puesto que el cuidado de la piel requiere una atención diferenciada.