• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Existen diferentes rituales cosméticos útiles para el cuidado masculino pero pocos son tan básicos y necesarios como la exfoliación para un perfecto cuidado de la piel. Un peeling es un producto de cosmética masculina en forma de crema o de gel que tiene partículas exfoliantes.

Este producto se aplica mediante un suave masaje en la piel del rostro y la sensación que produce al tacto este peeling es el de contener pequeñas partículas de arena. A través de este sencillo ritual de belleza, las células muertas de la piel desaparecen, el rostro se muestra más luminoso y vital gracias a la eliminación de la suciedad de los poros.

La exfoliación, cuidado cosmético básico para hombresLa frecuencia en la realización de un peeling facial varía dependiendo del tipo de piel del hombre.

Las pieles que son muy sensibles corren el riesgo de irritarse con facilidad por ello, puede ser suficiente con realizar este proceso únicamente dos veces al mes.

En cambio, las pieles más grasas admiten otro ritmo de frecuencia al poder recibir un peeling una vez cada siete días.

Para realizar una perfecta exfoliación sin dañar la piel, es fundamental humedecer las manos y la piel con agua. Por otra parte, se debe aplicar el producto en todos los rincones de la cara y del cuello, evitando la zona del contorno de ojos. El masaje debe de ser muy suave, no aprietes con fuerza porque la piel podría quedar enrojecida.

El masaje puede durar durante 3 o 5 minutos, toma ese momento como un espacio de relax a través del cual mimarte a ti mismo ya que este masaje facial también es útil para combatir el estrés.

Para una perfecta realización del peeling es muy importante aclarar la piel del rostro con abundante agua tibia para eliminar todos los restos del producto cosmético. La realización de un peeling para cuidar la piel es tan importante como la elección acertada de la espuma de afeitar.