• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Todos los fanáticos del spinning saben bien que no todo es la bicicleta, sino que el uso de una ropa adecuada es primordial para la práctica de este ejercicio.

Por eso en este artículo vamos a dar unas pequeñas pautas a la hora de elegir el vestuario adecuado, puesto que no adecuado utilizar cualquier tipo de ropa deportiva en este deporte.

Igual que un boxeador no utiliza jerseys durante el combate o un ciclista no lleva ropa pesada encima de la bicicleta, el spinning requiere de las mismas atenciones.

En primer lugar, la comodidad debe ser máxima, puesto que cualquier pasador mal atado o un pantalón excesivamente ancho, podría hacernos perder la concentración.Ropa para Spinning 1

En segundo lugar, el calzado debe ser el adecuado. La forma del pedal es importante y ello requiere de un calzado apropiado, especialmente adaptado.

Hay que evitar resbalones, o dolores en la planta de los pies o incluso golpes, que podrían producirse cuando estamos pedaleando a toda velocidad.

Debeis tratar de buscar zapatillas que no tengan ningún pasador o agujeta, de manera que la sujección sea fácil y sin complicaciones.

Otro punto a tener en cuenta son los pantalones. Si bien se es tendente a buscarlos de boca ancha, en spinning no es aconsejable, toda vez que pueden engancharse a los pedales o a la botella de agua, dificultando el ejercicio.

En cuanto a la parte de arriba, también es importante que nada cuelgue, puesto que este hecho, hace totalmente incómodo aquellos ejercicios que tienen un movimiento pendular.

Por eso es importante buscarse ropa ajustada al cuerpo, que no sea molesta y que se adapte a nuestros movimientos en cualquier lugar y circunstancia.

Igual de imprescindible que la ropa lo es también hacer uso de una buena toalla que nos alivie el sudor cuando estemos en el fragor de la batalla, así como una botella bien con agua o bebida isotónica que nos hará más llevadero el ejercicio.

Además, la presencia de líquidos favorecerá y ayudará en el proceso de rehidratación de todos los líquidos que perdemos a lo largo del entrenamiento.

Cuidar hasta el último detalle es importante en cualquier disciplina que practiquemos, y no olvidemos que nos ayudará a sacar el máximo rendimiento en cualquier situación.