• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Por el sentimiento de libertad que ofrece, el running es un modo ideal de evacuar el estrés y la presión. Tras varios minutos de esfuerzo, el cuerpo libera las endorfinas, provocando una sensación de bienestar. No cabe duda de que el running para adelgazar tiene a muchos seguidores.

El running desarrolla la resistencia

Practicado regularmente, el running para adelgazar se mejora el nivel de resistencia. Cuanto más se alargan las sesiones, mayores son las capacidades de resistencia. Una buena resistencia consigue lógicamente una buena respiración, indispensable al organismo para oxigenar la sangre.

El running para adelgazar es ciertamente una de las disciplinas más beneficiosas en la materia. Cuando se construye un programa de entrenamiento, normalmente se fija como objetivo mejorar los rendimientos a lo largo de las sesiones: de 15 minutos de carrera pasar a 30, de 20 vueltas al campo a 40, o de 5 kilómetros recorridos a 7. La satisfacción que se experimenta por haber batido el propio récord de la semana anterior contribuye a mejorar la resistencia.

Runner

El running es una fuente de juventud

Según un estudio la práctica del running para adelgazar de manera frecuente tendría un impacto significativo sobre la esperanza de vida. Los hombres generarían 6,2 años y las mujeres 5,6 practicándolo frecuentemente. Más de 19.000 individuos han sido analizados durante varios años para sacar estas conclusiones.

¿Con qué intensidad se debe practicar el running para alcanzar los resultados? Los investigadores han constatado que dos sesiones, o tres, a la semana, a razón de 2 horas y media de práctica en total podrían ser suficientes para maximizar los esfuerzos.La zancada no debe ser necesariamente rápida.

El running es beneficioso para el corazón

El running para adelgazar estimula el corazón. Corriendo asiduamente, se mejora sensiblemente el sistema cardiovascular, el corazón funciona mejor y el ritmo cardíaco disminuye. El running previene igualmente la aparición de coágulos en la sangre y reduce a la mitad los riesgos de infarto.

El running acompaña la pérdida de peso

El principal motivo para ponerse a practicar running suele ser mantenerse en forma, combinado a veces con una voluntad de esculpir y tonificar la silueta. El running para adelgazar es eficaz cuando se trata de quemar calorías, con una media de 500 calorías por hora de carrera. Combinado con un régimen equilibrado, la práctica del running se revela como un aliado ideal para mantener la línea.

El running permite muscular y tonificar

El running para adelgazar también es un buen medio para esculpir la silueta de forma armoniosa, musculando muchas partes del cuerpo. El running hace trabajar especialmente la parte baja del cuerpo y los miembros inferiores, concretamente la cintura y las piernas.

El running favorece la superación

El running para adelgazar, cuando se ha fijado un objetivo preciso pero ambicioso o que se participa en una carrera para conseguir alcanzar la meta, fuerza a la superación de uno mismo. Correr se convierte en un desafío contra uno mismo, contra sus límites físicos y mentales, pero los resultados valen la pena. Este combate desemboca en un sentimiento de orgullo cuando los objetivos se alcanzan.

El running permite ver nuevos paisajes

El running para adelgazar suele ser apreciado por los deportistas por el lado que tiene de descubrimiento. Salir a correr, también es salir a la aventura. Normalmente se descubren paisajes agradables a lo largo del recorrido. Pero cerca de casa, se pueden apreciar también lugares diferentes por donde habitualmente no se suele pasear.