• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

A medida que se acerca la fecha de San Valentín existen más parejas que desean pasarlo de forma diferente y una opción perfecta es la de realizar un viaje.

Entre los destinos románticos en Europa, Roma es uno de los lugares más visitados para esta fecha tan especial.

Un romántico viaje visitando la bella y antigua Roma, descubriendo cada rincón de la ciudad en un ambiente cargado de historia y atractivos diversos.

San Valentín en Roma, un destino románticoDesde sus templos e iglesias románicas hasta sus bellos palacios renacentistas un largo paseo por la ciudad es un excelente comienzo para una escapada romántica de San Valentín.

Es conveniente reservar hoteles en Roma con anticipación,  ya que las mejores ofertas suelen no estar disponibles por muchos días. Existen opciones especiales para esta fecha donde se incluye por ejemplo una botella de champagne en la habitación.

Descubrir la Roma más romántica comienza sin lugar a dudas con una visita a la famosa Fontana di Trevi, un hermoso rincón de la ciudad y donde es tradición arrojar una moneda al agua de la fuente pidiendo un deseo.

Seguir el paseo visitando la bonita Plaza de España donde es posible obtener magníficas vistas de la ciudad luego de subir su interminable escalera. Aquí, el ritual de los enamorados se traduce en sentarse por un momento en sus escalones y dejar pasar el tiempo contemplando el entorno.

Otra posibilidad es un recorrido por los jardines de la Villa Borghese, un precioso parque donde fuentes y lagos completan un paisaje con magníficos edificios. Continuando luego hacia el Tíber, con sus hermosos y románticos puentes desde donde se llega al Castelo Sant’Angelo, antigua fortaleza de los Papas y para culminar nada mejor que ir a La Boca Della Veritá donde los enamorados demuestran que sus promesas de amor son verdaderas.

Otra excelente idea es pasear en pareja durante el día de San Valentín en un hermoso coche de época que recorre la ciudad escuchando excelente música.

Una visita obligada para todos los enamorados que viajan a Roma es el Ponte Milvio, que a pesar de no quedar en el centro de la ciudad bien vale la pena hacerse una escapada y seguir la tradición que pide a los enamorados que coloque un candado con las iniciales de ambos grabadas en él y colocarlo en el farol central del puente lanzando luego las llaves hacia el río, todo en una atmósfera romántica digna de la bella ciudad de roma.

Una noche especial para los enamorados cenando en un íntimo restaurante a la luz de las velas para culminar con una botella de champagne brindando por un amor duradero.

Y luego de una noche romántica es posible pasar un día encantador ya sea haciendo un crucero por el Tiber contemplando Roma desde otra perspectiva totalmente diferente o disfrutando de la mejor gastronomía italiana en alguno de los excelentes restaurantes de la Ciudad Eterna.

Roma, la Ciudad Eterna y una alternativa magnífica para festejar San Valentín, haz tus reserva ya para no perderte de nada.