• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Las fiestas de Navidad son unas fiestas de excesos en donde la mayoría de las personas no pueden resistirse a la tentación de un buen dulce.

En las fiestas de Navidad es muy importante integrar rutinas más dietéticas para cuidar el organismo y evitar ir acumulando kilos de más en el mes de enero.

Siete propuestas dietéticas para Navidad1. Bebe abundante agua. Puedes tomar dos litros de agua cada día ya que te ayuda a eliminar toxinas.

Puedes tomar el líquido de distinta forma, por ejemplo, a través de sopas y caldos que son tan saludables para el invierno y que te ayudan a entrar en calor.

También puedes culminar la cena de Nochebuena tomando una agradable infusión.

2. Toma más zumos de frutas, por ejemplo, en la hora del desayuno porque son una buena forma de empezar el día. Además, un zumo es rico en vitaminas, enzimas y micronutrientes indispensables. Puedes ir más allá del tradicional zumo de naranja para preparar un zumo de berenjena, por ejemplo.

3. Toma de forma diaria una media de entre 5 y 10 frutos secos porque son muy energéticos. Pero además, son ingredientes que pueden tener una gran riqueza culinaria cuando los integras en distintas recetas, por ejemplo, en un postre de cuajada o en una ensalada. Los frutos secos más ricos son las almendras, las avellanas, las nueces, los cacahuetes…

4. También es positivo acudir a la cena de Nochebuena habiendo tomado algo previamente en casa para producir un efecto saciante.

5. Existen alimentos muy típicos de la Navidad que son muy ricos, por ejemplo, las castañas. Las castañas están caracterizadas por su su abundancia de almidón y su bajo aporte de grasas.

6. Las celebraciones de Navidad pueden ser interminables, sin embargo, es positivo que en el momento del postre, optes por algo sencillo como un yogur natural para compensar el exceso de más.

7. Aprender a decir no, más allá de lo que hagan los demás, también es gratificante.