• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Podemos definir el Yoga como una forma sistemática de enseñarle al hombre a dirigirse con meticulosidad y eficacia en busca de la divinidad que se encuentra en su interior.
Existen diferentes tipos de Yoga y todos tienen en común que son relajantes beneficiando tanto el físico como la mente.
El Iyengar es un tipo de Yoga que ayuda a desarrollar un estilo de vida saludable, además de una buena postura, balance y relajación a través de la práctica constante y muy cuidadosa de una serie de movimientos llamados asanas.
El Yoga Iyengar es la técnica de Hatha Yoga más conocida en occidente y se la practica del modo que el maestro B.K.S Iyengar lo ha establecido.
Sistema Iyengar Yoga 1El sistema Iyengar fue creado por el maestro hindú B. K. S. Iyengar, uno de los yoguis más famosos del mundo. Su enfoque científico sobre cómo alinear los músculos y el esqueleto, ha revolucionado la forma de enseñanza del yoga en occidente.
La alineación es lo más importante de este método y se refiere tanto a la alineación de los huesos como de las articulaciones que hacen de guía para lograr un mejor equilibrio con un menor trabajo de los músculos. Así se gana más estabilidad en las posturas con menor esfuerzo. Por otra parte la alineación correcta mejora la circulación
Partiendo de una buena alineación existen tres puntos que son fundamentales e importantes:

  • La precisión: Se trata de alineamientos y simetrías para lograr una postura correcta y saludable.
  • La intensidad: Lograr una práctica intensa y con ajustes individualizados.
  • El dinamismo: Mientras se están practicando las posturas se ejecutan todos los detalles.

En la práctica del Yoga Iyengar se incluye la utilización de algunos elementos que sirven de ayuda como por ejemplo: ladrillos, cintos, mantas, almohadones de forma cilíndrica, etc. De esta forma, cuando una persona no puede realizar una postura ya sea por falta de habilidad o de fuerza, uno de estos elementos puede utilizarse como soporte. Además, los elementos permiten que quien lo practica pueda quedarse en las posturas por un tiempo prolongado, ya que es esto lo que permite que los beneficios puedan adentrarse tanto en la profundidad orgánica como mental.
En principio, el Yoga es una filosofía, un arte, una ciencia y una terapia que tiene como objetivo la salud del cuerpo, la paz del espíritu y el equilibrio de la mente.
En el  Iyengar Yoga las asanas deben practicarse con mucha concentración y estando concientes de cada movimiento. En la práctica se pone énfasis en el perfeccionamiento, la precisión y la concentración en cada una de las poses.
Por otra parte, se utilizan las asanas y la forma de respiración llamada «Pranayama», la respiración Pranayama y la concentración en las poses llevan a un estado de meditación. Por eso a este estilo de Yoga se lo define como meditación en movimiento.
Durante las primeras lecciones el maestro se concentra en la perfección de las poses y luego de varias clases se puede incorporar las técnicas de respiración (Pranayama) ylas de concentración.
Aquellas personas que padecen de problemas en la espaldo o han sufrido algún tipo de accidente pueden beneficiarse con este tipo de Yoga, ya que al ser tan precisos los movimientos disminuye el riesgo de golpes y de estirones.
En este tipo de práctica cada detalle es importante y esencial para poder armar una forma final que sea ideal, perfecta y sumamente prolija en cada postura. Además, el alumno trabaja siempre al nivel máximo que se cuerpo le permita.
Si bien su práctica es muy intensa, ese nivel de intensidad y exigencia se va adaptando a las posibilidades de cada alumno, por ello quienes lo practican varían en cuanto a edad y estado físico y se lo suele utilizar como Yoga terapéutico, por haberse demostrado su eficacia como complemento para tratar enfermedades e incapacidades, desequilibrios, deformidades musculoesqueléticas y el mal funcionamientos de los órganos además de desórdenes a nivel psicológico.
De acuerdo con el Iyengar Yoga «se debe observar y corregir la postura del cuerpo con la ayuda de los millones de ojos que se tienen en forma de células».