• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Nicaragua ha comenzado a atraer a los fanáticos de los deportes extremos y de aventura para vivir una emoción fuerte y diferente. Se trata de Surfear un volcán y más precisamente uno cuya última erupción ocurrió en 1999.

La propuesta es bajar en tabla atravesando la ladera del volcán activo Cerro Negro, básicamente se trata de una colina sin vegetación y teñida de negro muestra de lo que dejó su última erupción que dejó también material volcánico en los alrededores.

Joven y único escalar el Cerro Negro en Nicaragua solo tiene unos 500 metros de altura pero la ascensión es empinada y difícil a pesar que existe un camino natural para recorrer que facilita un poco la tarea.

Toma alrededor de una hora subir hasta el cráter del Volcán Cerro Negro y la vista desde la cima es realmente espectacular teniendo en cuenta que es posible ver varios volcanes, entre ellos el Telica y el San Cristobal, y también apreciar el cráter o sentir el calor que despide la montaña.

Por supuesto que el descenso es más sencillo que el ascenso y puede hacerse literalmente corriendo y llegar a los pies del volcán solo diez minutos o bien hacer un paseo tranquilo aprovechando para disfrutar del paisaje diferente y monocolor.

Una alternativa para el descenso es lo que hace al Cerro Negro un espacio atractivo para los amantes del turismo de aventura y que desean vivir la experiencia con una tabla, pero para hacerlo se debe estar en buena forma física y por supuesto saber surfear.

Ya miles de personas han subido a la cima del Cerro Negro y después de asomarse a su cráter y mirar el paisaje han surfeado por la rocosa ladera sobre rudimentarias tables, siendo hasta ahora una mujer israelí la que tiene el récord de velocidad en esta modalidad deportiva con 86,9 kilómetros por hora.

surfear el Volcan Cerro Negro

Este deporte extremo de surfear un volcán fue desarrollado por el australiano Darryn Webb, dueño del hotel Big Foot de la ciudad nicaragüense de León, quien después de varias pruebas con diferentes elemento creó una especia de trineo con el cual logró su objetivo de surfear.

Los turistas pagan unos 28 dólares por vivir esta experiencia y es necesario tener en cuenta que el calor y el sol representan los principales inconvenientes para subir, por ello es necesario llevar agua, protector solar, pantalones y zapatos aptos para la escalada y hacer el camino por la mañana bien temprano.

Todos deben transportar sus tablas a cuestas durante la media hora que dura la caminata hasta la cima y una vez allí se colocan unas gafas protectoras y una indumentaria especial antes de lanzarse sobre la tabla-trineo.

El volcán Cerro Negro está muy cerca de la localidad de León y para llegar hasta allí se toma una carretera que va de León a Chinandega y desde allí hay que seguir hasta la comunidad rural de Lechecuagos y también hacia el volcán.

Más de diecisiete mil turistas ya se han lanzado por el Cerro Negro y tú puedes ser el próximo en practicar surf volcánico, básicamente solo debes planificar tus próximas vacaciones rumbo a Nicaragua y vivir esta experiencia inigualable.