• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Los japoneses y la tecnología es una historia de amor de hace mucho tiempo. Una nueva prueba de ello es la última creación de NTT Docomo: una aplicación móvil para traducir conversaciones telefónicas en directo.

El principal operador móvil japonés ha anunciado el lanzamiento de un servicio telefónico de traducción de voz simultánea para comunicarse con otra persona que no hable nuestro mismo idioma.

NTT Docomo prevé proponer esta aplicación gratuita en los smartphones y tabletas informáticas que comercializará a partir del mes que viene, equipadas con un sistema operativo Android del grupo americano Google.

Tiendas DocomoGracias a este sistema, un japonés podrá hablar en japonés y su conversación será automáticamente traducida por informática en inglés, chino, o coreano, para su interlocutor que se encuentra del otro lado del hilo telefónico. Las respuestas de este último será a su vez traducidas al japonés.

Menos de un segundo de retraso

Un portavoz del operador ha garantizado que el retraso entre la voz original y la traducción informática sería de menos de un segundo, sabiendo además que el servicio no ofrecería todavía una traducción «perfecta».

El propietario del teléfono móvil inteligente o de una tableta informática puede también llamar al usuario de una línea fija clásica y ver su conversación traducida en los dos sentidos. La aplicación puede traducir por escrito el sentido de las palabras.

Bautizada con el nombre de Hanashite Hon’yaku, la aplicación traduce la voz y ofrece una transcripción de la conversación en el smartphone. Disponible en Android en un primer tiempo, Docomo insiste en el hecho de que la aplicación será compatible con todos los smartphones Android.

Pronto disponible en español

NTT Docomo ha precisado que este servicio de traducción de voz hacia el texto estaría pronto disponible japonés, francés, alemán, español, indonesio, italiano, portugués y tai.

Sin duda se trata de una de esas aplicaciones que merece la pena tener, especialmente si nuestro trabajo nos lo exige, o si solemos viajar con frecuencia a otros países cuyo idioma no conocemos.