• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura

Si se organiza un evento de empresa, naturalmente todo el mundo desea que sea un éxito. Las redes sociales son perfectas para promover este evento porque garantizan una excelente visibilidad, con soluciones publicitarias mucho más asequibles que en otras partes. Hoy presentamos algunos consejos prácticos para ayudaros a preparar vuestro evento en algún espacio de alquiler.

Una fiesta de empresa

Organizar una fiesta de empresa tiene un interés de orden mayor. Pero, ¿por qué se hace, y cuál es la finalidad de la fiesta? La primera cuestión que hay que plantearse afecta al objetivo de la fiesta. Una fiesta del personal de la empresa es un momento exclusivo para descubrir a los diferentes colegas desde otro ángulo, fuera del marco profesional. Una fiesta con los compañeros de empresa mejora el ambiente en el lugar de trabajo, y por tanto la productividad.

¿Se trata únicamente de estrechar los lazos entre los diferentes trabajadores, o existe algún elemento especial que conviene celebrar? ¿Es sólo cuestión de celebrar unos buenos resultados comerciales, o se trata de algo más? Decantarse por una empresa de alquiler de espacios puede ser una buena solución para dar respuestas a cualquiera de estos objetivos.

Un lugar emblemático marca la diferencia

La Casa Batlló es el sitio ideal para la realización de cualquier tipo de evento en Barcelona, esta joya de la ciudad es el espacio mas exclusivo donde se asegura el éxito de, por ejemplo, una reunión impotante, un cóctel, una cena de gala, o el evento que se tenga en mente.

El espacio más exclusivo de la Casa Batlló es El Gran Salón que se complementa con un impresionante Patio Modernista, lugares inolvidables y elegantes que darán una gran distinción al evento. También cuenta con otras áreas como El Desván, una original planta donde Gaudí fusionó la estética con la funcionalidad a través del arco catenario, El Desván es una planta de gran versatilidad y elegancia para llevar a cabo eventos únicos e irrepetibles. Si lo que se requiere es una localización al aire libre entonces La azotea del Dragón es ideal, el lomo del Dragón y las chimeneas de trencadís envolverán de magia y arte a todos los invitados.

Casa-Batllo

Una vez definido claramente el objetivo o el tema de la fiesta de empresa, es lícito preguntarse si, por ejemplo, las parejas de los empleados también deben participar en el evento. ¿Cuál debe ser la forma de la fiesta? ¿Se trata de un cóctel o de un acontecimiento que puede durar dos días, con la noche incluida?

Una cena o un fin de semana de team building

Si la empresa decide hacer algo y celebrar un evento con los empleados de la empresa, la pregunta que se plantea se centra en la forma del acontecimiento que se va a vivir. Aquí podemos dar diferentes respuestas.

Simplemente se puede optar por una pequeña recepción después del trabajo. O incluso ir un poco más lejos y salir a comer con todos los colaboradores. Por ejemplo, un buen restaurante cerca de la empresa puede ser una buena opción. También es posible organizar una salida al exterior con el personal del trabajo, como por ejemplo visitar un museo, hacer una excursión por el campo o, por qué no, reunirse para un fin de semana de team building deportivo en la sierra.

En función del presupuesto y del sector de actividad, se pueden escoger diferentes soluciones. Por ejemplo, si se os ocurre hacer una escalada en montaña, es posible que no todo el personal pueda adaptarse a este tipo de actividad. Sin embargo, si se organiza una fiesta para que participe el máximo número de colegas, conviene optar por un tema y una idea que seduzca a todo el mundo.

Escoger el día y el lugar

La elección es la cosa más delicada a la que conviene prestar atención. No hay que perder de vista que se está organizando una fiesta, un evento lúdico para todos los colegas. En función de lo que se haya pensado, se trata de ir a buscar el lugar más adecuado. Esto es fundamental, puesto que un lugar demasiado grande o demasiado pequeño puede terminar por arruinar la intención primera de la celebración.

También hay que comprobar si los responsables del espacio donde se ha pensado celebrar el evento se van a encargar del tema de la restauración y de la decoración del lugar. Si no lo hacen, o si las propuestas superan el presupuesto, habrá que buscar una solución alternativa. Ciertamente, esto no es un problema, pero sí que hará falta una mayor organización.

Espacio

Igualmente, conviene asegurar la fecha con tiempo suficiente. De esta forma tendremos tiempo para organizarlo todo y perfilar todos los aspectos prácticos. Por ejemplo, se puede pensar en invitar a un pequeño grupo de jazz que ponga música ambiental al encuentro. Igualmente, no hay que olvidarse de la persona que hará la exposición de algún tema en concreto.

Siempre resulta interesante trabajar con un comité de fiestas. Este puede encargarse de confeccionar las invitaciones, y enviarlas con la antelación suficiente para que todo el mundo pueda despejar ese día en su agenda personal.

Una fiesta, una experiencia

Como se trata de una fiesta, es imprescindible poner el acento en aquellos aspectos que habitualmente no salen a la luz en el día a día laboral. Hoy en día todos hemos comprendido que las cosas que importan no se encuentra ni en lo tangible, ni en el dinero, ni en el trabajo, ni en lo puramente cuantificable.

La vida se juega especialmente en la experiencia. Las personas quieren vivir experiencias. Por ejemplo, un nuevo reloj de marca o unas gafas de sol elegantes tan solo aportan una alegría pasajera que terminará evaporándose al poco tiempo. Sin embargo, una experiencia en canoa, será algo que seguramente no olvidaremos tan pronto.

Así pues, conviene hacer de esta fiesta o de este encuentro de empresa una experiencia exclusiva. Se trata de ofrecer a los colegas del trabajo algo que no olviden tan pronto. Finalmente, se trata de dejar vía libre a la creatividad, y por último, no olvidarse que lo extraordinario no tiene que ser necesariamente algo lujoso y caro.