• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La depilación del sexo en el hombre suscita muchos interrogantes. Ciertamente tocamos aquí un tema sensible en todos los sentidos del término. Durante mucho tiempo ha sido tabú. El rasurado íntimo es hoy en día es algo que practican muchos hombres que han comprendido que desprenderse del vello del pubis no quita nada a su propia virilidad.

Si un pubis limpio y sexy es un pubis bien rasurado, conseguir esta operación delicada requiere gestos precisos y mucha seguridad. Veamos ahora algunas reglas y consejos a la hora de realizar el rasurado del pubis de cara al verano.

Preparar el pubis para el rasurado

El rasurado del pubis es más cómodo y fácil tras lubricar los vellos, porque el agua tiene un efecto que dificulta el correcto rasurado. Por tanto, a falta de un baño caliente, lo ideal es lubricar los vellos con agua templada, un consejo igualmente válido a la hora de rasurarse la barba, el torso o las axilas.

Después, sobre todo cuando el vello es largo, es bueno cortarlo antes con ayuda de unas tijeras. La etapa siguiente es la aplicación de la espuma para afeitar o de un gel, y por último se pasa la cuchilla. Al final, el pubis debe quedar limpio con jabón y cubierto de una crema hidratante o de talco para evitar las irritaciones.

Pubis rasurado

Consejos para un rasurado óptimo

El rasurado del pubis es un gesto que se debe efectuar lentamente y suavemente en el sentido de los vellos. Para las partes difíciles, y concretamente cuando nos acercamos a los testículos, es necesario estirar la piel, pero siempre con suavidad.

Cuando el rasurado se acerca a la piel, conviene realizarlo de izquierda a derecha. En todo caso, conviene recordar que lo que hay que rasurar es el vello, y no la piel. Por tanto, no es necesario forzar cuando los vellos ya quedan a un tamaño reducido.

Los gestos que conviene evitar

Un rasurado demasiado frecuente incrementa los riesgos de irritación, de enrojecimiento y de granos. Al comienzo, conviene espaciar el rasurado cada 5 días. Más adelante, se recomienda no rasurar el pubis más de dos veces a la semana.

Por otro lado, no hacer uso de una espuma de afeitar para el pubis favorece los cortes y las infecciones. Algunos optan por utilizar el gel de ducha hidratante, puede ser mejor que nada, aunque no es lo ideal.

Lo más conveniente es escoger una cuchilla que se adapte correctamente a este tipo de acción, y pensar en cambiar las cuchillas con frecuencia para evitar cualquier tipo de daño o de corte. Igualmente, es inútil apretar demasiado fuerte sobre la cuchilla o pasarla 10 veces por el mismo lugar.

Finalmente, las cremas hidratantes que comportan colorantes o perfumes se deben evitar. Tal y como hemos dicho al comienzo de este artículo, se trata de priorizar productos naturales tales como los polvos de talco o la piedra de alumbre.

No cabe duda que de cara al verano, y a la hora de lucir cuerpo en bañador en la playa o la piscina, un pubis saneado que evite que los vellos demasiado largos sobresalgan por la ropa de baño, especialmente si utilizamos un slip de baño o tango, no es nada favorecedor.