• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Tener límites en todo aquello que se emprende a lo largo de la vida deportiva resulta beneficioso para no sentir frustración cuando los resultados no son los esperados en su totalidad. En el culturismo esta es la clave para no destruir las articulaciones tratando de  llegar a un estado casi imposible lograr  por diferentes razones, que no tienen que ver con el entrenamiento en sí mismo.

Quienes recién comienzan en el culturismo es probable que dentro del primer año y si trabajan de forma constante con hábitos saludables como dormir y alimentarse bien, pueden llegar a obtener grandes ganancias.
Ya en el segundo año pueden también conseguirse un progreso muscular pero generalmente esto se irá reduciendo de manera inevitable con el paso del tiempo, inclusive llegando a períodos donde el progreso es muy lento.

La mayoría de los deportistas en estas etapas se sienten frustrados y tienden a comer más, algo que en realidad no es lo recomendable, ya que es casi imposible forzar al cuerpo a comer más, puede hacerse en un comienzo pero con el tiempo dejara de funcionar de forma satisfactoria.

Culturismo, ¿hasta dónde puedes llegar? 1Lo normal es que luego de los primeros años de entrenamiento el tamaño muscular aumenta por períodos cortos de tiempo y después se nivela quedando así por otro lapso de tiempo, siendo imprevisible cuando estos picos de subidas y bajadas se presentarán.

Por lo tanto,  y según lo recomiendan expertos en culturismo es necesario en estas etapas desniveladas comer lo justo ya que hacerlo en cantidades excesivas sólo traerá como consecuencia un problema de obesidad. Este tipo de proceso de ganar excesivo volumen y volver al estado anterior es muy antiguo y ya los culturistas han dejado de utilizarlo.

En principio, la grasa corporal no debería superar el 15% ya que  por encima de esta cifra se considera grasa que es poco saludable.

Por lo dicho, el entrenamiento de fuerza es básico ya que es más consistente y aconsejable ganar fuerza que tamaño.

Los culturistas que entrenan correctamente y siguen una dieta equilibrada logran ponerse fuertes y con el tiempo esto los hace más grandes, algo que comenzará a notarse en algunos meses de seguir la rutina adecuada y que se suma a través de los años.

Utilizando el método de ganar volumen y engordar sólo se consigue llegar a un ciclo continuo,  que en realidad jamás acaba y que da como resultado final el estar siempre en el mismo lugar sin avanzar a menos que sea durante los primeros años de entrenamiento.

Un entrenamiento adecuado y constante hecho con mancuernas, pesas y ejercicios de los denominados de autocarga a largo plazo redundará en una ganancia de fuerza y es allí donde está la clave.

Ejemplos como el de Frank Zane ex Mr. Olimpia quien pesaba unos 84 kg. y era considerado por muchos colegas como el mejor físico en su categoría.

Lo más beneficioso si se desean obtener buenos resultados es seguir delgado y ganar músculo algo que hará el entrenamiento mucho más sencillo y eficaz a lo largo del tiempo asegurándose además que todo el peso que se ha ganado en un lapso de tiempo no es grasa sino músculo.

Tener un pensamiento realista de hasta dónde se puede llegar hará toda la diferencia en lograr la meta dejando la obsesión y el estrés hacia atrás.