• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Mientras realizamos actividad física la hidratación es un punto muy importante a considerar, no sólo para mantener el equilibrio hídrico dentro del organismo (para el correcto funcionamiento de las células).
Mejorar el rendimiento físico, compensar la pérdida del volumen plasmático, restituir los electrolitos, evitar el desarrollo de fatiga y lesiones, y la deshidratación con sus respectivas consecuencias, son parte de los beneficios de estar bien hidratado.
Es fundamental saber, además del cuándo y cómo hidratarnos, cuánto es lo que necesita el cuerpo para estar correctamente hidratado. Por eso Punto Fape te brinda tola la información
Primero, hay que decir que previo al ejercicio, aproximadamente 30 minutos antes, la ingesta de agua será entre 300 y 500 ml, en temperaturas normales (alrededor de los 30ºC).
Durante la actividad física, se recomienda beber de 150 a 500 ml sea agua mineral sin gas o bebidas deportivas isotónicas, de manera fraccionada, para no generar molestias gastrointestinales (como nauseas) que puedan disminuir el rendimiento deportivo.
El peso y la hidratación en la actividad física 1Lo más conveniente siempre, es ingerir bebidas deportivas para reponer los nutrientes perdidos con el sudor.
Post ejercicio, se deben reponer los electrolitos perdidos durante la actividad física en las dos primeras horas luego de finalizado el ejercicio.
¿Como conocer la cantidad de líquido perdido para una correcta hidratación del organismo? Muy fácil.
Antes de comenzar el ejercicio, cada individuo anotará su peso; y al finalizar la actividad, se volverá a tomar el peso y realizará la anotación. Una vez obtenidas los dos valores, se procederá a calcular la diferencia entre ambos.
El dato obtenido es el total de líquido que debemos ingerir. Es decir, necesitamos el peso de antes y después del ejercicio para obtener el líquido perdido.
Debemos recordar que la sed es un signo tardío de una posible deshidratación, la cual va a conseguir un menor rendimiento deportivo. Y, aunque no tengamos la necesidad de beber, siempre se deben ingerir líquidos mientras estemos realizando actividad física, cualquiera sea su momento, tipo e intensidad.
Por ultimo, nunca elegir aquellas bebidas gasificadas, debido a que pueden provocar malestar abdominal, náuseas, vómitos o sensación de hinchazón abdominal. En caso de no conseguir bebidas deportivas, la mejor opción para su reemplazo es el agua mineral sin gas.