• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El vegetarianismo se refiere a la práctica alimentaria que evita la ingestión de todo tipo de alimentos de origen animal. Se distinguen distintas definiciones según el tipo de dieta que se siga.
El vegetariano o vegano, engloba a todas las personas que no incluyen ningún tipo de alimento de origen animal en su alimentación (carnes, lácteos y huevo), basando su dieta, exclusivamente, en alimentos de origen vegetal (vegetales y frutas).
El ovo-lacto-vegetariano, además de alimentos de origen vegetal en su dieta, también incluye huevos y lácteos.
El ovo-vegetariano, junto con los alimento de origen vegetal incluye huevos.
El lacto-vegetariano, incluye lácteos y sus derivados, además de alimentos de origen vegetal.
El frugívoro, es aquel que se alimenta exclusivamente de frutos, generalmente, crudos y de época. Consistente en frutos secos o frescos, semillas, aceite vegetal y, en algunos casos, miel.
El Vegetarianismo 1Diferentes motivos son los que pueden llevar a ser vegetariano como, por ejemplo, problemas de salud, por amor a los animales, por cuestiones religiosas, filosóficos o culturales, por razones humanitarias, porque no pueden conseguir fácilmente productos de origen animal o, simplemente, por cuestiones naturalistas.
Muchas personas se convierten en vegetarianas por motivos éticos y deciden restringir o evitar, de manera voluntaria, productos procedentes de animales.  «El hombre no tiene, éticamente hablando, ningún derecho a terminar con la vida de ninguna criatura», exponen. 
Parta estas personas, la alimentación vegetariana es la base física del pensamiento puro, del dominio pasional y de la caridad de espíritu ¿Si no hace falta matar para alimentarse, entonces, para que hacerlo?
Se puede empezar repentinamente o en forma gradual; ello depende de cada individuo. Es aconsejable realizar consultas con médicos idóneos en el tema, los cuales sugerirán la mejor forma de hacerlo, según la característica de cada persona, física y mentalmente.; y, además, dichos concejos, pueden acompañarse con lecturas de carácter nutricional, culinario, medicinal, científico, religioso, o filosófico.
Se distinguen una serie de combinaciones complementarias de proteínas vegetales esenciales en éstos pacientes, para cubrir las necesidades protéicas: Legumbres + cereales, preferentemente integrales (ej.: sopa de lentejas y pan integral, alubias refinadas y arroz integral); legumbres + semillas (ej.: brotes de soja y pipas de girasol, garbanzos y semillas de sésamo); legumbres + frutos secos (ej.: guisantes y anacardos). En el caso de consumir lácteos y/o huevos, se combinarán de la misma manera.
Las personas que siguen este tipo de dietas, muestran una marcada capacidad de rendimiento durante la actividad física (sobre todo, si son atletas de resistencia);  además, de extrema longevidad, buena visión, la conservación de sus propias piezas dentarias, el riesgo menor de desarrollar enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon, diabetes, cálculos renales o biliares, insuficiencia renal y daños hepáticos, tienen menor posibilidades de padecer constipación, y menos tendientes a la ansiedad y depresión.
En síntesis, un individuo vegetariano debe seguir, como tal, las mismas reglas de la alimentación que aquel que no lo es.
Esto significa, que debe incluir una gran variedad de los alimentos dentro del grupo que consume, para aportar al organismo todos los nutrientes esenciales y necesarios para su correcto funcionamiento; por el contrario, de no ser así, se manifiestan deficiencias asociadas a la carencia principios nutritivos, como anemias.