• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Llega el frío y los  deportes de invierno son protagonistas de unos días de relax y diversión en familia o con amigos. Pero no todos gustan de las mismas actividades, existiendo dos deportes de invierno que disputan la mayor cantidad de aficionados.

Esquí o snowboard, dos deportes de invierno que se realizan en una pista de nieve y que trabajan el cuerpo de la misma manera pero que sin embargo tienen características que los diferencian a pesar que son los que más se practican durante la temporada invernal.

En el caso del snowboard es más nuevo que el esquí pero cada vez más gente lo practica. Para conocer más detalles de ambas alternativas, hoy desde Punto Fape compartimos características de ambos deportes de nieve que hacen las delicias de miles de deportistas aficionados cada invierno.

Esquí sobre nieve

Sin lugar a dudas el esquí sobre nieve es la modalidad más conocida y tiene muchos seguidores ya que también es el más sencillo de aprender, a pesar de ser el más complicado de dominarlo a la perfección.

La ventaja del esquí sobre nieve es que se tiene mayor equilibrio que con la tablea de snowboard, pero por más que practiquemos es más difícil progesar en poco tiempo. Con el esquí los progresos son más lentos y necesitaremos practicar mucho para tener mejores técnicas.

Invierno, esquí o snowboard 1

Con los esquís tenemos más equilibrio que con la tabla al tener independencia en las piernas, eso sí nos podemos pegar días y días frenando en cuña sin ver progresos. El esquí es mas progresivo y más lento de aprender al necesitar una mayor técnica.

La ventaja del esquí sobre nieve es que su práctica ayuda a fortalecer la piernas y se queman hasta 500 calorías en una hora de actividad.

El esquí sobre nieve se basa sobre todo en la técnica y el control del cuerpo y a diferencia del snow se realiza utilizando no una tabla sino dos esquíes, uno en cada pie, razón por la cual es preciso controlar la sincronización de ambas piernas cuando se realizan los descensos.

Este es un deporte que permite trabajar bien la parte inferior del cuerpo además de la coordinación. En cuanto a la parte superior, como se usan bastones para sujetarse, ellos ayudan a mantener el equilibrio y a tener una adecuada propulsión.

Asimismo, la práctica de esquí sobre nieve es más complicada hasta que se consigue un control total de movimientos y por lo tanto aprender bien la técnica lleva más tiempo que cuando se quiere practicar snowboard.

Snowboard

Suele ser más complicado en un principio, pues su aprendizaje requiere de un buen equilibrio. Sin embargo, con unos días de práctica es posible deslizarse mejor que un amigo que haya comenzado a practicar esquí.

Para comenzar a hacer snowboard necesitamos tener paciencia y debido a su práctica también debemos acostumbrarnos a ser conscientes de que en un comienzo nos será difícil frenar y por lo tanto las caídas serán más seguidas.

Invierno, esquí o snowboard 2

Por lo general, quienes practican deportes sobre nieve afirman que si se sabe esquiar será más fácil hacer snowboard. Pero, una desventaja del snowboard es que las estaciones están hechas para el esquiador y por ello será necesario subir por un medio mecánico, siendo algo más dificultoso.

La diferencia más notable es que a diferencia del esquí el snowboard se realiza sobre una tabla y es más seguro para para evitar lesiones en las rodillas teniendo en cuenta que los pies están enganchados a la misma.

Una tabla que se adapte a nuestro cuerpo es la principal herramienta que necesitamos para practicar snowboard, además de unas fijaciones atornilladas a la tabla y unas botas especiales para este deporte. Este tipo de calzado es más confortable y blando que las botas de esquí y están diseñadas para evitar lesiones.

El snowboard permite hacer un buen trabajo del tren inferior del cuerpo ya que toda la fuerza recae sobre esa parte, sobre todo porque no se utilizan bastones como en el esquí.

 

Sea que optes por uno u otro deporte de seguro lo pasarás en grande y si tu idea es comenzar a practicar cualquiera de los dos ninguno te defraudará y nunca te arrepentirás de ser un aficionado a los deportes de invierno.