• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

La gastritis puede definirse como la inflamación de la mucosa que puede ser producida por diferentes agentes, siendo una de las causas más comunes de este padecimiento la infección causada por la bacteria denominada Helicobaceter pyloru, también puede presentarse por el abuso de alcohol, estrés y medicamentes del tipo analgésico y antiinflamatorios.
Esta es una enfermedad muy común y que, según estudios realizados, la mitad de las personas a nivel mundial están infectadas por el Helicobacter pylori, a pesar que la mayoría de las personas no tienen ningún indicio ni manifestación.
Sin embargo,  sólo en algunas ocasiones esta bacteria llega a dañar el recubrimiento interno del estómago, dando paso entonces a la aparición tanto de la gastritis como de las llamadas úlceras gástricas.
La gastritis, una dolencia frecuente de la vida moderna 1Se cree que la razón por la cual algunas personas desarrollan esta enfermedad está íntimamente ligada con su estilo de vida donde el estrés y el tabaquismo están presentes.
Se trata de una enfermedad que puede aparecer de forma súbita, llamada gastritis aguda, o desarrollarse en forma gradual, gastritis crónica.
Por lo general la gastritis mejora en forma rápida siguiendo un tratamiento adecuado, pero en algunos casos puede originar úlceras e inclusive cáncer.
Entre los síntomas más comunes de la gastritis encontramos:

  • Dolor en la parte superior del abdomen, sensación que quema y aumenta al ingerir alimentos.
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso

La gastritis aguda causa dolor, náuseas y vómitos en tanto que muchas personas que sufren de gastritis grave solamente tienen sensación de saciedad y pérdida del apetito o a veces no tienen ningún síntoma. En ocasiones la gastritis agua puede ocasionar sangrado.
Para tratar este tipo de enfermedad lo primero es ver el origen. Si se debe al exceso de alcohol o el consumo de algún medicamento deberá inmediatamente suspenderse la ingesta de estas sustancias. Si en cambio, de trata de una gastritis causada por una bacteria primero habrá que erradicar dicha bacteria con los antibióticos que corresponden.
Para favorecer la recuperación de la mucosa del estómago que se encuentra dañada, por lo general se indican medicamentos que tratan la acidez del estomago, ya que el ácido gástrico irrita el tejido inflamado y causa dolor e inflamación. Estos medicamentos pueden neutralizar el ácido del estómago o inhibir su producción.
Ya cuando se trata de una gastritis aguda y sobre todo en las que existe sangrado, puede ser preciso hacer ayuno hasta que la inflamación disminuya por medio de un tratamiento y luego reiniciar la alimentación de manera gradual, siempre comenzando con líquidos.
Muchas veces es necesario y recomendable  realizar modificaciones en el estilo de vida, ya que éstas ayudan a la recuperación y a evitar nuevos episodios o cuadros de gastritis.
El dejar de fumar, llevar una alimentación sana, evitando comidas condimentadas y grasosas, mantener un peso saludable realizando actividad física de manera habitual y controlando el estrés.
Es importante ante cualquier síntoma como dolores constantes de estómago, sensación de pesadez, ardor, sangrado, etc. realizar una consulta inmediata al médico quien a través de estudios clínicos y pruebas diversas determinará si se trata de una gastritis y aconsejará el tratamiento que no sólo resolverá el problema sino que evitará complicaciones futuras en la salud.