• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

En la mayoría de las rutinas de entrenamiento los ejercicios aeróbicos son una parte importante. Sin embargo, también lo son las lesiones aeróbicas que en ocasiones se producen por una práctica inadecuada en su ejecución.

Por ello, si se realizan aeróbicos de forma adecuada y se respetan las cargas de trabajo que se encuentren de acuerdo a la capacidad física de cada persona, además de contar con el material adecuado para su realización.

Lesiones AeróbicasA pesar de guardarse todos los cuidados existe siempre un margen de riesgo se sufrir lesiones y no es posible descartar los problemas de este tipo inclusive aquellos que realizan una práctica sin ánimo competitivo como el caso de aquellos que concurren diariamente al gimnasio para mantenerse en forma.

Existen diferentes tipos de lesiones aeróbicas que pueden sufrir quienes dedican una parte de su tiempo libre a practicar ejercicio físico y éstas se localizan por lo general en los miembros inferiores, cuando por ejemplo se realizan saltos que originan el padecimiento en las piernas que reciben el impacto.

En general la mayor parte de las lesiones ocasionadas durante la práctica de ejercicios aeróbicos es por un determinado movimiento, denominadas lesiones de sobrecarga

Se entiende por lesiones de sobrecarga aquellas que se producen por la realización de ejercicios con una intensidad o un ritmo que es más elevado que aquel que el organismo puede resistir y siempre son lesiones de tipo muscular.

Si bien es cierto que los aeróbicos necesitan trabajarse con una cierta intensidad no menos cierto es que si se excede ésta el cuerpo ingresa en un metabolismo anaeróbico y el organismo produce ácido láctico (desecho producido por la quema de energía) apareciendo así pequeña roturas de fibras musculares y la posterior inflamación de los tendones (tendinitis).

También,  el sobre-uso puede ser causa de lesiones, teniendo en cuenta que dentro de las rutinas aeróbicos existen movimientos coreográficos que exigen la repetición de movimientos durante un tiempo relativamente extenso. Allí, si la técnica no es la correcta es probable que se sufra una lesión de tobillo, provocada al producirse un salto donde no se apoya bien la planta del pie.

Tanto la ejecución reiterada de saltos, giros y pasos frontales o laterales pueden provocar lesiones que se localizan casi siempre en los pies, tendón de Aquiles y rodillas, pudiéndose afectar también la columna

La prevención de lesiones aeróbicas en la zona de la columna pueden evitarse con programas de entrenamiento que cuenten por ejemplo, con ejercicios enfocados a potenciar la zona abdominal, ya que de su fortaleza depende en gran medida la estabilidad de la zona lumbar.

En el caso de la rodilla será necesario prevenir los problemas de estabilidad evitando de esta forma lesiones en la rótula y para el tobillo donde por lo general se sufren lesiones denominadas esguinces deben extremarse los cuidados al apoyar el pie y también no hacer giros bruscos.

Para prevenir lesiones en el pie es fundamental evitar una rutina de aeróbicos con saltos repetidos de forma indiscriminada, evitando inflamaciones. También el uso de un calzado adecuado es fundamental.

Los ejercicios aeróbicos son excelentes y deben estar dentro de una rutina de ejercicios pero siempre ejecutándolos de forma adecuada y no sobrecargando el cuerpo de forma innecesaria ya que las consecuencias puede impedir con el tiempo su práctica habitual.