• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Hoy en nuestro artículo dedicado a la anatomía vamos a tratar los músculos aductores.

Estos músculos, por lo general, suelen ser origen de ciertas lesiones especialmente dolorosas e impeditivas.

Aunque suelen ser bastante resistentes, un movimiento brusco o un estiramiento rápido de la zona puede terminar con una lesión de cierta gravedad.

Por eso vamos a dar una pequeña idea de lo que son estos músculos a fin de saber cuidarlos y tratarlos para evitar lesiones.

Músculo aductor

Este músculo es originado en la rama inferior del isquion y del pubis y en la tuberiosidad isquiática, que se inserta en el tubérculo aductor y la línea áspera del fémur.

estiramientos

Está formado por el nervio ciático posterior y la rama posterior del nervio obturador, el cual contiene fibras de las raices lumbares III y IV.

La misión principal de este músculo es aducir, flexionar y extender el muslo. En el anillo mayor circulan la arteria femoral y la vena femoral.

Los problemas derivados más comunes que se pueden ocasionar en los aductores son las sobre cargas.

El aductor mediano esta especialmente a expuesto a estas sobrecargas.

El tipo de deportista que suele sufrir esta lesión es el marchador, el saltador de vallas y de altura y también otros como futbolistas o tenistas.

La mejor manera de evitar estas situaciones de sobre carga están en la prevención.

Tener una zona aductora bien fortalecida y estirada es vital para el desarrollo de cualquier deporte que implique a los aductores.

De esta manera conseguiremos reducir el porcentaje de posibilidades que tenemos de sufrir lesiones en esa zona.

Ejercicios

Los ejercicios que se pueden realizar para asegurar esta zona son amplios y variados.

En primer lugar podríamos situar a la máquina de gimnasio destinada a trabajar esta zona.

Es un gran ejercicio puesto que permite realizarlo con peso de manera que nuestros músculos aductores ganaran tamaño y serán más resistentes.

También las poleas atadas a los pies y la elevación de piernas lateralmente pueden ayudarnos a fortificar dicha zona.

Además de estos ejercicios con peso no hay que olvidar estirarlos bien tanto antes como después de los entrenos.

Unas fibras musculares bien extendidas harán una mejor asimilación de cualquier ejercicio.