• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Son muchos los hombres que le dan una gran importancia a la belleza de las manos. Cuidarse las uñas es sinónimo de embellecer las manos, y hoy en día se considera un plus a nivel de seducción. Bien es cierto que son muchos los hombres que aprovechan que van a la peluquería para hacerse la manicura. Se trata normalmente de un tratamiento express que no dura más de 20 minutos. En todo caso, veamos algunos consejos para el cuidado de las uñas en casa.

Antes de nada, no se deben cortar demasiado. Para eso, se debe dejar aparecer la raya blanca en el extremo del dedo, lo que deja entrever cierta elegancia. La forma correcta de la uña es redonda, o cuadrada si tenemos los dedos bastante largos, pero en cualquier caso, las formas ovaladas están prohibidas.

hombre en el bañoEn la práctica, es preferible hacer el trabajo del cuidado de las uñas, apoyando el codo sobre una mesa. De esta forma evitamos usar las tijeras que aportan menos precisión en el corte que un cortauñas. Finalmente, es indispensable utilizar una lima para definir propiamente los contornos de las uñas, y obtener un acabado perfecto.

Como cualquier parte del cuerpo, las uñas requieren ciertos cuidados. A diario sufren una serie de agresiones: golpes, frío, productos de todo tipo, incluso el cigarrillo, que son responsables de su mala salud. Para mejorar su aspecto se puede utilizar un esmalte nutriente. Perfectamente invisible, este tipo de producto específico para uñas, se encarga de mantener un aspecto absolutamente saludable.

Los fumadores con las uñas amarillas pueden probar un tratamiento blanqueador, pero su efecto tan sólo es temporal. Habría que dejar de fumar para garantizar unas uñas blancas y limpias. Finalmente, las personas estresadas que se pasan el día comiéndose las uñas, pueden encontrar una solución en alguno de estos centros de estética.

No olvidéis hidrataros las manos con regularidad, con una crema específica, insistiendo más en las cutículas. Tampoco os olvidéis llevar una cierta higiene alimenticia, equilibrada y rica en vitaminas C y B, y también en hierro.