• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Independientemente del nivel de actividad física, es necesario tener una alimentación variada y equilibrada con el fin de aportar al organismo los elementos indispensables para su buen funcionamiento.

Como está escrito en las etiquetas de los productos alimenticios, cada alimento está compuesto de macronutrientes, proteínas, glúcidos, y lípidos, y de micronutrientes, vitaminas, minerales, fibras, oligoelementos y antioxidantes. Cada uno de estos elementos juega un papel bien específico en el funcionamiento de nuestro organismo. Es posible para ilustrarlo, comparar nuestro cuerpo con un coche:

  • Las proteínas y los lípidos son los elementos constructores de nuestro cuerpo, forman la carrocería del coche.
  • Los glúcidos representan el carburante y permiten proporcionar energía a nuestro organismo.
  • Los micronutrientes son el motor del organismo, indispensables para el buen funcionamiento de los órganos.
  • Durante la práctica de una actividad física, varios mecanismos se ponen en activo.

Aceleración de la respiración

A nivel de los pulmones, el aparato respiratorio se adapta para ser capaz de proporcionar más oxígeno a los músculos y expulsar el dióxido de carbono. Asistimos así a un aumento de la frecuencia cardiaca y de la ventilación pulmonar.

Dilatación de los vasos

Durante un esfuerzo, las extremidades de nuestro cuerpo rugen. Éste fenómeno resulta de una dilatación de los vasos que así podrán transportar más sangre y por lo tanto más oxígeno y nutrientes a los músculos. Esta dilatación de los vasos permite la evacuación de residuos acumulados durante el esfuerzo, concretamente en forma de calor. Éstos residuos son evacuados hacia la superficie cutánea a través del sudor.

Musculación y proteínas

Puesta en marcha de los músculos

Durante los primeros minutos del esfuerzo, los músculos van a utilizar su energía de reserva disponible enseguida, el glicógeno, sin intervención de oxígeno. Tras varios minutos de esfuerzo, el oxígeno interviene transformando la glucosa que circula en energía. Tras una cierta duración del esfuerzo, el organismo también es capaz de utilizar las reservas de grasa para ofrecer a los músculos energía. En un último tiempo, puede solicitar la reservas proteicas, pero esto puede conllevar una alteración de los músculos, de ahí el interés de tener buenos aportes en proteínas.

La transpiración

En reposo, existe un equilibrio entre el interior de las células y el medio en el que están bañadas. Es lo que se llama la isotonia. Durante un esfuerzo, el agua sale de la célula para evacuar el calor hacia la superficie cutánea en forma de sudor. Para establecer el equilibrio hidroeléctrico, el sodio a salir igualmente de la célula, por eso el sudor es salado.

Producción de elementos ácidos

Durante una actividad física los músculos producen igualmente un exceso de elementos ácidos que, acumulándose, pueden provocar agujetas. Para evitar esto, es importante hidratarse bien para evacuar todos estos residuos y consumir alimentos alcalinizantes como las frutas, las verduras, o bien las sodas ricas en bicarbonatos.

Tri-Carb es una bebida con carbohidratos de alta calidad diseñado para activar los ejercicios de principio a fin. Esta formulación pionera se ha creado para garantizar una absorción máxima de carbohidratos a través de una mezcla única de 3 carbohidratos diferentes.

Los carbohidratos son fundamentales para estimular casi cualquier tipo de actividad y mantener una concentración alta de glucógeno. Cuando el contenido es bajo, el rendimiento se puede ver comprometido y la concentración reducida. Tri-Carb garantiza la absorción de una cantidad óptima de carbohidratos para estimular el ejercicio y ayudar a trabajar más duro durante más tiempo. Este producto se puede encontrar en la tienda online Myprotein