• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Ciertamente, en verano la piel es sensible a los golpes de sol, y lo mismo ocurre en invierno, que también es una estación propicia a agredir la piel. ¿Cómo protegerse del frío? Preparar la piel y protegerse del frío es algo sencillo que todos los hombres deberían aprender a hacer.

El estación invernal se acerca a pasos agigantados, y deseáis protegeros de los ataques del frío sobre la piel. Veamos algunos consejos sencillos para mantener un aspecto fresco y relajado, sin quedarse helados en el sitio.

La elección de un buen producto

Antes de nada, se debe elegir para el aseo cotidiano un jabón que respete la piel, como los panes dermatológicos. Si tenéis una piel más sensible que la de los demás, los panes dermatológicos sin jabón y tensioactivos evitan las irritaciones que pueden aparecer con el uso de una agua dura y que termina agrediendo la capa superior de la epidermis.

Para cuidar la piel, optad igualmente por una crema adaptada para pieles secas, que se encuentra fácilmente en parafarmacia. En función del tipo de piel, las cremas emolientes se deben usar dos veces al día. En cuanto al rostro, evitad en la medida de lo posible Cosméticoslavaros con el agua del grifo y usad productos para pieles sensibles, como cremas hidratantes.

Contra el frío, protegerse bien

El frío tiene consecuencias directas sobre el organismo: la piel se deshidrata y se seca, al igual que los labios y el pelo. El primer reflejo diario es beber mucha agua, lo que os permitirá hidrataros bien a lo largo de toda la jornada.

Una exfoliación del rostro semanal es igualmente muy aconsejable, con el fin de desprenderos de las células muertas de la epidermis. Los gestos cotidianos son los más útiles. Comenzad por sacar del armario vuestro gorro de lana, la bufanda y los guantes, y por supuesto optad por un pantalón que os ayude a cortar el viento. La protección de la piel también pasa por ir bien abrigados.