• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El té de jengibre tiene la particularidad de favorecer la pérdida de peso. Por tanto es un aliado indispensable a la hora de seguir una dieta. ¿Cuáles son las virtudes de este ingrediente? ¿Cómo consumirlo para que sea realmente eficaz?

Las virtudes milagro del jengibre

Además de su lado afrodisíaco mundialmente conocido, el jengibre es una planta con muchos beneficios para perder peso. Conviene saber que este alimento aumenta la temperatura del cuerpo y favorece el metabolismo. Esto ayuda al organismo a eliminar con mayor facilidad las grasas y toxinas.

El jengibre posee también otras cualidades saciantes. Por tanto, puede ayudar a evitar los picoteos que suelen aparecer a la hora de seguir una dieta. Por otro lado, si esta planta permite perder peso, es porque actúa directamente sobre la digestión. En efecto, regula la asimilación de la comida en el intestino y ayuda a evacuarla mejor. Un buen tránsito intestinal es una gran ventaja en la lucha para la pérdida de kilos superfluos.

Infusión de jengibre

La preparación del té de jengibre

Para aprovechar al máximo los beneficios del té de jengibre en la pérdida de peso, hay que tomar una raíz de jengibre y utilizar 2 litros de agua.

El jengibre se pela y se corta en rodajas finas. Estos trozos se colocan en una tetera y se vierte agua hirviendo. Se deja reposar durante varias horas y se bebe un vaso 30 minutos antes de cada comida.

No solamente se reduce la sensación de hambre, sino que se acelera el metabolismo en el momento de comer. Los alimentos ingeridos se evacuan con mayor rapidez. No obstante, esta receta no está aconsejada en mujeres lactantes.

Combinar los activos del jengibre, de limón y de la miel

El jengibre tiene un fuerte sabor, que no siempre es del gusto de todo el mundo. Sería una pena privarse de este aliado para perder peso durante el periodo que dura la dieta por una cuestión de sabor.

Para camuflar el gusto del jengibre se puede añadir miel y limón a la preparación. Para ello conviene limpiar bien el jengibre y cortarlo finamente. Después se coloca en una cacerola y se añade agua.

Se cuece a fuego lento durante 15 minutos. Luego hay que esperar a que el té alcance una temperatura aproximada de 37 grados antes de añadir la miel y el zumo de limón. Es una buena ocasión para disfrutar de las virtudes calmantes de la miel y de las cualidades purificadoras del limón.

El jengibre es una especia procedente del sureste asiático que crece durante todo el año. Se puede encontrar jengibre fresco para preparar esta bebida adelgazante. En todo caso, no se trata de una receta milagrosa. Es importante reducir el consumo de azúcar y de grasas para optimizar las posibilidades de la pérdida de peso.

También conviene hacer un poco de ejercicio para activar todavía más el metabolismo y decir adiós a los kilos superfluos de una forma rápida. Sin lugar a dudas, dentro de una dieta equilibrada, el jengibre es un ingrediente fundamental para eliminar grasas. Conviene pues incluirlo en el régimen, y mantener en todo momento el control sobre la ingesta de azúcares y grasas.