• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

El verano 2012 es signo de diversidad para los trajes de baño para hombre. Dos grandes tendencias se perfilan en el horizonte: los colores flashy y los estampados. Este verano, la moda os reserva bonitas sorpresas, es el momento de descubrirlas.

El verano es la estación en la que nos podemos permitir ciertas excentricidades, sobretodo si están de moda. Con la tendencia color block, los trajes de baño se visten de color.

Por qué no dejaros tentar por la marca Orlebar Brown. Cortos y pegados al cuerpo, pero sin exagerar, el short de baño Setter se presenta en un arcoiris de colores: del verde al marrón pasando por el azul. La cuestión es elegir el modelo que mejor ponga de relieve el bronceado corporal.

SurfistaLa marca Kenzo también se decanta por los colores flashy, y lo demuestra claramente con un modelo corto y amplio de color turquesa. La apuesta de la marca Hartford va por los colores vitaminados combinados con modelos sobrios, como el Swin, en azul celeste, azul, azul marino, o rosa.

Los estampados no pasan de moda

En cuestión de estampados, los trajes de baño ofrecen para esta temporada unos looks absolutamente inéditos. Los modelos ofrecidos por Hackett, de color rosa o azul celeste, presentan rayas para un estilo volley. Estos bañadores son elegantes y ofrecen un estilo claramente chic.

O’Neill, el gigante del surf, se decanta por los cuadros, con el modelo Grain Box Board Short. Lo mismo ocurre con MacKeene que prefiere los trajes a rayas, en color azul o en rosa. Igualmente, Napapijiri saca del fondo de armario los estampados con palmeras y flores. El bañador Hibiscus marca todo un estilo.

Si queréis ir a la última sin dejaros el sueldo en ello, se puede optar por el bañador Superdry y su estampado hawaiano, por sólo 24 euros. Para la marca Sundek, cada traje de baño presenta un arcoiris de colores.

La marca Diesel se acerca al espíritu auténtico de los años 50, con un short de baño blanco, Blansrif, con un estampado curioso: un coche americano absolutamente retro.