• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Ningún otro sentido afecta tanto a las emociones como el olfato. De hecho, afecta a nuestras decisiones sobre lo que comemos, lo que vemos, y sobre todo aquello que nos gusta. Incluso nos ayuda a escoger a nuestra pareja.

El hombre se perfuma desde la noche de los tiempos, por su bienestar o para seducir. En otra época, tan sólo se aplicaban algunas plantas y ceras, mientras que hoy en día encontramos de todo, no existe casi nada que no se haya probado para licuar y producir un olor agradable.

Una fragancia no se crea de forma rápida, el perfumista debe inspirarse, encontrar los acordes perfectos, y finalmente llegar a crear una obra maestra olfativa. La perfumería es todo un arte, se trata de un mundo fascinante que presenta una infinidad de diferentes aromas. Pero escoger un perfume no es algo fácil, y la elección puede resultar agotadora. Los perfumes tienen muchos puntos en común con un tema de gran importancia, la moda masculina. Pero empecemos estudiando sus bases.

Hombre perfumándose

¿Cómo reconocer un perfume de calidad?

Cuando decimos perfume de calidad nos referimos evidentemente a sus mejores cualidades, porque un perfume bueno tendrá un olor natural y una gran longevidad. A la inversa, un perfume barato, fabricado con materias primas de menor calidad, se nota enseguida. Aplicado sobre la piel, deja un rastro a ligero olor sintético al que le falta profundidad. No cabe duda de que la calidad se paga.

Gastar 80 € por un pequeño frasco que contiene un poco de líquido puede parecer ridículo en algunas personas, pero ciertamente, no se paga el objeto, sino el uso que se va a hacer de él. Conviene pensar igualmente que un frasco no se vacía en una semana, normalmente dura varios meses, e incluso años, en función de la frecuencia de su uso.

Las tres fases de vida del perfume

Un perfume no se queda aislado en un rincón, se desarrolla en tres fases. La primera se llama la cabeza, y es la primera impresión del perfume que dura aproximadamente unos 20 minutos, y suele ser bastante intenso pero va calmándose después de algunos instantes.

La segunda fase se llama el corazón, y es el tema del perfume, es la parte más importante, y dura entre 2 y 3 horas.

Y finalmente está la base, que es la que permite terminar el olor en belleza durante varias horas hasta que desaparece definitivamente.

Todas estas fases están formadas por diferentes ingredientes que ofrecen el carácter a una composición. Un buen perfume está en perfecta armonía durante estas tres fases. Se pasa suavemente de una etapa a otra, mientras que un perfume de calidad no evoluciona de la misma manera.

¿Por qué un perfume de calidad es caro?

En parte se pagan los costes de marketing, el embalaje, pero sobre todo son las materias primas que tienen precios astronómicos.

Por ejemplo, un kilo de esencia absoluta de rosa puede costar decenas de miles de euros, porque hacen falta campos enteros para producir una cantidad ridícula de aceite esencial. Aunque se utilicen aceites naturales, el mercado obliga a los productores a decantarse por aceites fabricados de forma sintética, que por desgracia también son muy caros.