• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Dos veces al día, en el momento de aplicar vuestro contorno de ojos, debéis ejercer presiones firmes sobre las sienes, justo en la esquina de los ojos. Se deben alternar las presiones largas y rápidas para un resultado óptimo y eficaz. Al final, tendréis una mirada más distendida y más brillante.

Además de su efecto distensor, este ejercicio estimula la microcirculación de la sangre. Permite igualmente una mejor circulación del líquido linfático. De esta forma, no corréis el riesgo de ver aparecer con tanta frecuencia hinchazones, ni tener ojeras en cuanto os sentís cansados.

Tonificar la piel

Mañana y noche, cuando apliquéis vuestro cuidado facial, podéis poner el dedo anular y el corazón a nivel de la juntura de las mandíbulas durante varios minutos. Siempre en esta misma zona, formad una decena de círculos, estirando hacia afuera de la cara para un efecto reafirmante.

ConsejosPor otro lado, la mini presiones ejercidas sobre esta zona de tensón ofrecen, además una sensación de descanso, relajamiento y distensión. Igualmente, cuando sentía que la angustia se apodera de vosotros o que tenéis ciertas preocupaciones, es inútil bloquearse. Ahora ya sabéis cómo hacer para relajaros.

Un rostro más joven

Como comienzo para este nuevo ejercicio, inhalar profundamente aceite esencial para poder despertar todos vuestros sentidos. Después, comenzad la operación. Situad los dedos sobre la punta de los pómulos, y luego efectuad una serie de presiones, cortas al principio y luego más largas, con vistas a trabajar la firmeza de la piel.

Realizar este ejercicio durante al menos un minuto y repetidlo tres veces seguidas. Si tenéis tiempo, realizadlo por la mañana y por la noche. De esta forma se estimulan los músculos de la cara, al tiempo que se facilita el drenaje del oxígeno a nivel de estos tejidos musculares. Al final, tendréis la sensación de que esta parte del rostro está menos inflada.