• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Una ciudad pequeña y encantadora, donde la mayoría de los lugares interesantes para el turista se encuentran a poco distancia unos de otros, Sevilla es una excelente opción para unas vacaciones diferentes.

Una ciudad que acostumbra recibir turistas durante todo el año hace que sea sencillo encontrar hoteles en Sevilla que brindan un excelente hospedaje y variedad que se adaptan a los más diversos gustos y exigencias.

Vacaciones en Sevilla 1Su Catedral es considerada como el punto central de la ciudad y desde su campanario es posible tener una magnífica vista de toda la ciudad.

Sus calles estrechas nos invitan a recorrerlas para deleitarnos con sus bellos patios antiguos en el barrio Santa Cruz, cercano a la Catedral.

Muy cerca también se encuentra el barrio Arenal, con la Torre de Oro y la Mestranza y cruzando el río hacia Triana hallaremos otra calle muy conocida llamada Betis colmada de bares y terrazas al aire libre, ideales en el verano para disfrutar del lugar.

En muchas casas sevillanas es posible observar restos tanto de columnas como de capiteles romanos y en la mayoría de sus iglesias se destaca el trazado de antiguas torres.

Sevilla se destaca por albergar siglos de historia que pueden verse representados tanto en sus monumentos como en toda su arquitectura y de uno de sus tesoros más preciados que se encuentran en magníficas obras de arte que nos permiten recorrer todas las épocas en toda su superficie urbana.

Dentro de tanta cantidad de obras interesantes que ver en Sevilla, algunas de las que más se destacan se encuentran y La Giralda, el alminar de una mezquita que fue levantado en el siglo XII y en él podríamos decir que se percibe en toda su profundidad la historia de la ciudad.

En tanto que la Catedral sevillana ocupa un extenso espacio que fuera en el pasado la gran mezquita almohade, casi destruida por un terremoto, los Reales Alcázares son cita obligada de quienes visitan Sevilla.

Situado junto a los Reales Alcázares y a la Catedral, el Archivo de Indias es una magnífica muestra de la importancia de esta ciudad en la historia de la región.

Por su parte, la Basílica de la Macarena construida en 1949, el Palacio de San Telmo que data del siglo XVII y la Real Fábrica de Tabacos donde eran manufacturado una gran parte del tabaco que era consumido en Europa en el siglo XIX forman también parte de una historia que sigue viva a través de ellos y de todo cuanto ellos pueden referir a los viajeros que llegan a Sevilla.

Grandes mansiones como las llamada Casa de Pilatos construida por el marqués de Tarifa o la monumental iglesia de el Salvador que se destaca por su tonalidad rosada, junto con el parlamento de Andalucía, nos muestras una arquitectura variada, elegante y sumamente trabajada con detalles y adornos increíbles.

La visita a las antiguas Mezquitas que fueron transformadas en iglesias y un recorrido por el Museo de Bellas Artes, colmarán las expectativas de quienes gustan de conocer en profundidad la historia de aquellos sitios que visitan.

Ya un poco más alejados se encuentran la Isla Mágica y los antiguos muros de la ciudad que siguen de pie cual titanes en el barrio de la Macarena.