• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Pilates es un sistema de acondicionamiento físico completo e integral en el cual se trabaja el cuerpo en todo su conjunto, donde intervienen tanto el cuerpo como la mente.

Es un método que trabaja en especial el denominado “Centro de Fuerza” que está formado por la base de la espalda y los glúteos ya que fortaleciendo esa zona del cuerpo se trabaja toda la energía desde dentro, logrando así la realización de los ejercicios de manera libre.

Como pautas básica del Método Pilates encontramos:

Pautas básicas del método Pilates 1La concentración: Se debe prestar especial atención a todos los movimientos que se realizan. La mente interviene en cada uno de esos movimientos. El objetivo es que el cuerpo y la  mente funcionen como un equipo.

El control: En Pilates es esencial que la mente pueda controlar cualquier movimiento físico. El poseer este control evita lesiones, ya que cuando el movimiento y la actividad no se controlan se generan ejercicios fortuitos y eso es contraproducente.

Centralización: La base de este principio se fundamenta en que el cuerpo tiene un centro físico del cual nacen todos los movimientos, en Pilates se presta especial atención a reforzar ese centro que está formado por el abdomen, la zona inferior de la espalda y las nalgas. Todos los ejercicios se centran en él para lograr estabilizar el torso y así poder estirar el cuerpo. Con esto se mejora la cintura, reduciendo el estómago y además se corrigen las malas posturas.

El movimiento fluido: Pilates logra que se realicen gran cantidad de movimientos de forma fluida y además controlada, sin prisa y de forma suave ya que un movimiento brusco puede causar una lesión.

La precisión: La precisión va de la mano con el “control” por ello,  en cada ejercicio debe haber concentración para realizar los movimientos correctos, coordinando todos ellos. Cuando ya se conocen todos los ejercicios se consigue tomar el control del cuerpo y así cada movimiento se realiza con toda precisión.

La respiración: Joseph Pilates hacía siempre hincapié en lo importante que es tener pureza de flujo sanguíneo y esa pureza se logra y mantiene con una respiración correcta mientras se ejecutan los ejercicios. La mejor técnica respiratoria es una exhalación plena forzada, seguida de un abastecimiento de aire a los pulmones,  por medio de una inhalación profunda. Con el tiempo se logra coordinar la respiración con los movimientos de cada uno de los ejercicios. Por principio general siempre se inhala para realizar un movimiento y se exhala mientras se lo está ejecutando.

El método Pilates, permite realizar un acondicionamiento físico y mental para desarrollar un cuerpo armonioso, mejorando la circulación, la elasticidad muscular y la resistencia y por sobre todo disminuyendo la tensión, fatiga y estrés.

Los resultados de ejercitarse con este método son visibles en poco tiempo, generalmente con diez sesiones ya se notan cambios significativos, ya que se logra una tonificación muscular adecuada y al corregirse las malas posturas la figura se estiliza.

Con el método Pilates se llega a ser más fuerte tanto física como mentalmente, diferencia radical con otros métodos de entrenamiento.