• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

El verano se acerca y el estrés por lucir palmito en la playa también. Todas las marcas de complementos alimenticios, de productos milagro, de regímenes express se activan para vender El producto que os permitirá tener éxito una vez que os quitéis la camiseta.

Adelgazar cuidando el cuerpo

Primeramente conviene dejar de lado los regímenes milagro, puesto que a pesar que permiten una gran pérdida de peso, esta no será duradera y os encontraréis con ciertas carencias en cuanto a los macro y micronutrientes.

Tres tipos de productos

Se pueden encontrar muchas pastillas para adelgazar, hacer resaltar los abdominales… Entre estos productos podemos distinguir tres clases:

Los quemagrasas que en teoría os deben permitir “quemar las grasas”, pero el contenido en principios activos (cafeína, té verde, guaraná por ejemplo) es muy pobre, y su eficacia apenas es significativa.

Perder-pesoLos diuréticos permiten favorecer la pérdida de agua a través de un aumento de las secreciones urinarias. Por consiguiente, vuestro peso disminuirá ligeramente mientras que la deshidratación aumentará. En todo caso, estos productos son interesantes para las personas que sufren problemas de retención de líquidos.

Los saciantes permiten reducir la sensación de hambre gracias a unas algas que tienen una gran capacidad para almacenar agua. Utilizados antes de las comidas, aumentan la cantidad de agua en el estómago y disminuyen la sensación de hambre.

El factor esencial: la alimentación

Además de estos productos, el verdadero secreto es la gestión de vuestra alimentación con relación a vuestras necesidades. Veamos algunos consejos para poner en marcha la preparación física de cara al verano.

Por la mañana, conviene comenzar relanzando el metabolismo limitando todos los riesgos de picoteo durante el resto del día, tomando un desayuno que contenga un aporte de proteínas, de glúcidos complejos y de fibras.

A lo largo de la jornada conviene beber suficiente agua y este aporte puede hacerse con agua, por supuesto, pero también con té, una tisana, café, sopa… El agua es indispensable puesto que este precioso líquido que compone el cuerpo en un 70% está presente en todas partes: los órganos, las células, las arterias, las venas… e incluso el cerebro.

El agua interviene en muchas reacciones químicas, por lo tanto el mantenimiento de la hidratación es vital, además una pérdida de agua disminuye las facultades físicas.