• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Dentro de la Comunidad Autónoma de Galicia existen destinos que además de hermosos en lo que a paisajes se refiere también resultan de gran interés en la parte cultural e histórica.

Un sitio que se destaca y que vale la pena conocer es Villa García de Arosa, una ciudad que posee una infraestructura turística de primer nivel pero que a la vez supo mantener el estilo de vida tranquilo.

Esta ciudad es el centro turístico dentro de la parte norte de las Rías Bajas, con playas como La Concha y Compostela lugar frecuentado por miles de turistas cada año.

Villagarcía de Arosa 1Su antigua arquitectura de piedra con casas señoriales y viejas iglesias que nos muestran su pasado e historia.

La pesca, el marisqueo y el turismo son las principales fuentes de ingresos de esta ciudad, un lugar para disfrutar de todas las opciones que ofrece y a la vez descansar y relajarse.

Sus calles tranquilas pueden caminarse y disfrutar así de vistas maravillosas, hoteles magníficos y el Club de Golf de Meis que además posee convenios especiales para los turistas.

Un paisaje natural excelente nos depara esta ciudad que se encuentra a orillas del mar, con un clima perfecto durante todo el año y que se consolida con un lugar digno de admirar. Además,  brinda varios miradores y un Paseo Marítimo que ofrece un marco perfecto a toda esta ciudad.

Un paseo a orillas del mar ofrece bellas vistas panorámicas tanto del entorno costero como de sus bonitas playas, que cuenta con el distintivo de Bandera Azul y donde pueden realizarse todo tipo de actividades acuáticas, como también para la práctica de senderismo.

Ideal para una escapada romántica y para quienes gustan de ver una puesta de sol espectacular en un lugar especial y también para quienes son amantes de buenas fotografías, podrán hacerlo desde el mirador de Carril donde el horizonte se traduce en tonos rojos, naranjas y amarillos, un espectáculo imperdible.

Villagarcía de Arosa es una ciudad que vale la pena tener en cuenta a la hora de elegir un destino turístico que mezcle la vivacidad, confort y elegancia de las grandes ciudades con la tranquilidad de un sitio para descansar y disfrutar también de todo lo que la naturaleza puede ofrecer.