• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Antes de salir el fin de semana o reservar las vacaciones de verano, un punto importante se impone sobre el tipo de ropa de baño que se va a llevar: ¿slip o boxer? Algunos consejos para saber qué modelo se debe adoptar esta temporada.

Con la llegada de los primeros días del verano, llega el momento de renovar la ropa de baño estropeada por la sal marina que se tiene guardada en el armario desde el año pasado. Conviene saber en cualquier caso que los estándares han cambiado muy poco en estos últimos años. La ropa de baño se lleva normalmente más corta, y menos ancha. Los estampados y los modelos coloristas autorizados también han evolucionado. En realidad distinguimos tres grandes tipos de ropa de baño, en el orden decreciente de superficie de tejido. El short de baño, el boxer y finalmente el slip.

El short de baño

El short de baño azul turquesa y con flores de hibisco amarillas que flirtean peligrosamente por debajo de la rodilla tienden imperativamente a ser confiscado antes de que volváis a utilizarlo este verano. En el año 2015 y pasado los 23 años, se debe evitar al máximo ese estilo de surfista con collar de diente de tiburón.

Estilo de ropa de baño

Para ello, se debe escoger un short radicalmente más corto, que llegue como mínimo a tres cuartos del muslo. Este último consejo está pensado especialmente para los hombres cuyos muslos son bastante generosos. Para aquellos que por el contrario tienen unas piernas más delgadas, conviene el uso de un short de baño a mitad del muslo, con el fin de no acentuar ese efecto palillo. Finalmente, los atletas cuyas formas se adivinan y cuyos cuádriceps resaltan pueden permitirse un short un poco más corto. En todo caso siempre conviene ser razonables en asunto de ropa de baño.

En cuanto al color, un short mono color es siempre el más adaptado. Las restricciones son pocas, a excepción de los tonos flúo, que se revelan de hecho bastante transparentes una vez que el tejido está mojado. Conviene igualmente destacar que los colores oscuros como el azul marino o el negro tienen tendencia a perder el color con el sol.

Los bañistas más audaces pueden aventurarse con los shorts estampados. Pero cuidado, a la hora de elegir un short es necesario tener en cuenta otros detalles. Se debe elegir con bolsillos relativamente profundos para poder guardar una llave o una cartera. Los hombres fuertes optarán igualmente por un short con cintura plana en vez de la elástica para evitar crear un pliegue a nivel del bajo vientre.

El bóxer de baño

De este modelo no estamos totalmente convencidos. Si bien es cierto que para la natación es bastante práctico, en cuanto a las formas no parece ser muy favorecedor. En realidad llevar un bóxer de baño implica hacer natación en una piscina municipal, con un gorro de baño y unas gafas de buceo. Sin embargo en la playa no parece el modelo más adecuado. Se trata de una prenda que aprieta el muslo y suele dar la impresión de que se han quedado los atributos masculinos en casa. Quizás sea el modelo que conviene no llevar este año a la playa.

El slip de baño

Ciertamente es la prenda preferida de los italianos en vacaciones en las costas sicilianas. A pesar de ser práctico para un bronceado óptimo, no es necesariamente la prenda más favorecedora. Para la elección del slip de baño, conviene prestar atención a la anchura y al corte de los glúteos que se adapten perfectamente a la morfología del hombre. El slip debe amoldarse naturalmente al pliegue de las nalgas, sin formar bolsas, ni debe desvelar demasiado el culo. Por último, queda el string, pero no todo el mundo lo puede llevar.