• Autor de la entrada:
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Todos somos capaces de llevar adelante aquello que nos proponemos, basta determinación y ganas de seguir adelante; en oportunidades pasadas les he hablado de personas ejemplares que a pesar de las adversidades continúan transitando la senda del éxito.
Por ejemplo Robert Müller, un jugador de Hockey con un tumor cerebral inoperable pero que sigue adelante en sus entrenamientos y destaca en su equipo; o Carmen Sánchez , una invidente que a sus 86 años se mantiene activa entrenando con pesas y deseando poder montarse en un trapecio; o Simon Robinson el fisicoculturista que perdió una piernas en un accidente de tráfico y sigue siendo un campeón que se presenta como posador en eventos internacionales.
Ellos tienen en común alguna discapacidad física o enfermedad, pero no es necesario verse en tales circunstancias para seguir adelante y lograr lo que nos proponemos; un ejemplo nos lo da John Stone, un hombre común como cualquiera de nosotros que destaca por haberse propuesto cambiar y haberlo logrado.
Pepe FaustoJosé Fausto González, o Pepe Fausto como le gusta que le llamen, es otra persona que destaca por su pasión al ciclismo y con 80 años se mantiene activo sobre su bicicleta, este hombre natural de Málaga es considerado el ciclista mas veterano de España y ha saltado a los periódicos porque celebró su 80 cumpleaños con una travesía de 30 kilómetros al Torcal de Antequera.
Su pasión por este deporte permanece intacta, en su rutina diaria recorre entre 60 y 90 kilómetros con su bicicleta acompañado por un grupo de amigos; rebosante de vitalidad y con una condición física envidiable es un ejemplo a seguir.
Como cualquier ciudadano de a pie la vida de Pepe Fausto no ha sido fácil, hubiera querido dedicarse al ciclismo profesional pero no disponía del dinero para hacerlo; comenzó su carrera deportiva con 18 años, cuando se inscribió en una competición de Mollina con la bicicleta que le prestó un amigo y sin tener ninguna preparación previa,
Pepe ha perdido la cuenta de las carreras en que ha participado, pero está seguro de que han sido muchas pues ha corrido en León, Huesca, Zaragoza, Barcelona, Santander y Galicia, entre otras. Cuando corrió la primera etapa de la Vuelta a Andalucía no pudo seguir, en sus palabras: «iba por libre y no tenía dinero para continuar».
A pesar de las dificultades y de tener que trabajar todos los días de siete a cuatro de la tarde, al terminar la jornada salía a entrenar en la bicicleta, constancia y disciplina en una actividad que le apasiona. Ahora veterano de muchos caminos disfruta al máximo cuando recorre las distancias sobre dos ruedas.
Como buen aficionado al ciclismo profesional Pepe no se pierde ninguna carrera importante, Valverde y Contador son dos de sus ciclistas favoritos; contrario al dopaje asegura que no lo conoceo ni lo quiere conocer pues no hace falta para nada.
Sus claves para una vida activa consisten en cosas sanas que ayudan a estar en forma, Fausto nos aconseja que «hay que cuidarse y hacer deporte»; y en su dieta «nada de grasas. Verduras, frutas, pasta…» Su único achaque, la tensión. «Los vecinos me ven en el médico y me preguntan extrañados que qué hago ahí». A Pepe no le faltan ganas de vivir.